Las miradas de los pocos españoles con cierta conciencia de defensa se dirigen principalmente al sur, a una monarquía musulmana con la que nuestro país mantiene varias disputas territoriales por las plazas de soberanía en el Norte de África y las aguas que rodean al archipiélago canario; que no duda en utilizar algo parecido al chantaje en sus relaciones exteriores con Madrid; y que se rearma a buen ritmo gracias a la financiación saudí.

Pero un poco más al este, otra nación árabe de tradición socialista encabeza las listas de gasto militar en el Norte de África, triplicando el gasto de Marruecos y duplicando el de Egipto, considerado la gran potencia regional. Este país es Argelia. Y aunque muchos la consideran una nación remota, alejada de cualquier interés o preocupación para España –a pesar de que durante la década de los ochenta sirvió de refugio y campo de entrenamiento de ETA-, quizás este dato les haga reflexionar: entre Cabo de Gata (sureste de España) y Cabo Fígalo (noreste de Argelia) apenas hay 160 km.

http://fuerzanaval.com/argelia-una-amenaza-para-espana/?fbclid=IwAR31OrFKuOCCRestSUVZ_sy_84PZKffbIBGEdCs4x29TBUTyJRSsX2OgiDM