Categoría: Ciberataques

LA TERCERA GUERRA MUNDIAL

F. Javier Blasco, coronel (r) 8 de mayo de 2022

Coronel Francisco Javier Blasco

Las dos grandes guerras que el siglo pasado asolaron Europa tuvieron como causa u origen un hecho, que para muchos era nimio o sin importancia, aunque poco a poco, se iba agrandando y expandiendo.

Hace muchos días, demasiados, que internacionalmente se especula con la certera posibilidad y probabilidad de que una intervención directa o en fuerza por parte de la OTAN, la UE o de un estado independiente como EEUU, en la guerra de Ucrania, podría ser el motivo o el detonante de llevar al mundo a la III Guerra Mundial.

Es más, es la principal razón o excusa esgrimida por los próceres de los países aliados y todas las Organizaciones Internacionales, incluso la misma ONU, con la que se trata de dar un cerrojazo, a todas luces falso, a una incomprensible situación, por la que, oficial y realmente, se abandona a su suerte a un país occidental, lindante con la OTAN y la UE, que con un gran desequilibrio inicial de fuerzas, está siendo masacrado -sin ni siquiera una declaración formal de guerra- ante la impávida postura de una sociedad que se conforma con dicho pensamiento.

Situación vergonzosa, que, de paso, mantiene de forma semi oculta la esperanza que, con unos cuantos apoyos por su parte, sean aquellos pobres infelices, los que contengan, masacren y finalmente derroten a un “potente” ejército, el ruso, que nos amenaza constantemente a todos, sin que este acto bélico final nos cueste una sola baja personal, ni que un solo proyectil de su artillería caiga en nuestro territorio.           

Aquellos que dedicamos algo más de un rato a observar la evolución de los acontecimientos, a la intensidad y variaciones en los enfrentamientos de diversa índole a lo largo y ancho del mundo, al desarrollo de las capacidades, precisión y alcance de los nuevos armamentos y a la aplicación y desarrollo de las nuevas tácticas, técnicas y procedimientos en los conflictos interpretados por viejos y nuevos actores en las guerras, hace tiempo que hemos llegado a diversas conclusiones -que se pueden encontrar en lo mucho escrito y publicado- sobre la guerra y los enfrentamientos globales en el futuro, a corto y medio plazo.

Existe una casi total unanimidad en la mayor parte de los autores y variopintos expertos o entendidos, por la que la guerra del futuro cambiará y mucho los grandes conceptos de la estrategia bélica, los cuales, durante varios lustros, han sido considerados como inamovibles.   

Con carácter general, y a modo de resumen, se puede afirmar que la guerra total, las nuevas armas tecnológicas, de bajo coste y de mucha rentabilidad dados los efectos que proporcionan, la economía, así como un amplio uso del espectro electrónico y la información, adecuadamente manoseada, y dirigida tendrán mucho que decir en tales enfrentamientos.

Debido a la globalización y a la enmarañada interconexión entre los estados, la economía, las sanciones y restricciones económico-comerciales directas, los vetos o dificultades a los intercambios comerciales y las relaciones políticas entre los grupos resultantes de países o bloques enfrentados en la arena de los conflictos, no solo jugarán un papel importante, dado que se verán limitadas en sus capacidades reales para iniciar y en alimentar el conflicto a medio y largo plazo; sino porque, además, y en función de las medidas adoptadas por la Comunidad Internacional (CI), sufrirán grandes cambios, graves presiones y hasta una posible quiebra o una gran merma económica en alguno o varios de los países implicados.

No obstante, o como consecuencia de la libertad de mercado entre los diversos estados así como por las mutuas dependencias energéticas y económicas, incluso con o entre países situados en las antípodas político sociales, dichos lazos supondrán un gran hándicap a la hora de tratar de imponer vetos o sanciones económicas a los países implicados en agresiones o conflictos por dicho u otros motivos.  

La existente interconexión o gran dependencia en el mundo para todo tipo de actividad económica o social, para las relaciones o intercambios comerciales, los descubrimientos de la ciencia, el manejo o expansión de las pandemias o cualquier otro fenómeno que podamos imaginar, también aparecerán de inmediato y jugarán un gran papel en la posible extensión y consecuencias de los conflictos. Todo el mundo se verá afectado de una forma u otra, y nadie puede mirar para otro lado mientras un conflicto importante suceda en cualquier rincón del mundo.  

Las poblaciones civiles se verán afectadas, e inmediatamente, millones de refugiados y desplazados internos, antes incluso de iniciarse el conflicto, se pondrán en marcha y abandonarán sus hogares en busca del cobijo que su propio país no sea capaz de garantizar; lo que, sin duda, contribuirá a desestabilizar las relaciones internas y externas del propio país y en los de su entorno.

Los grandes enfrentamientos en masa de ejércitos, unos contra los otros a campo abierto con amplitud de preparaciones artilleras y unidades mecanizadas o acorazadas implicadas durante largas jornadas de lucha, raramente se darán y se verán limitadas a momentos o situaciones puntuales, como preludio o complemento de una acción vital.   

La propaganda, las medidas de decepción, el engaño y el abuso en el empleo de las redes muy infectadas de falsa información y tomando parte en uno u otro sentido a modo de marketing o justificación, son herramientas que se usarán profusamente en los nuevos conflictos, incluso desde antes que estos se lancen o alcancen fases importantes; ya desde su preparación y durante toda la ejecución.

La observación electrónica, por satélite o por las trazas dejadas en los medios de comunicación, sistemas de orientación, navegación y localización particulares, serán elementos a tener muy en cuenta por los grandes rendimientos que se pueden obtener de una explotación adecuada de forma sigilosa y sin dejar traza de que se está observando y monitorizando directamente la pieza a caza.

El efecto CNN, por el que los conflictos de relevancia, se retransmiten en directo de forma pública y sin control alguno, es un medio de inteligencia basado en fuentes abiertas (OSINT) de gran rendimiento a efectos de localización de fuerzas y en la determinación de los principales esfuerzos y escenarios. Cosa similar, ocurre con el seguimiento de las comunicaciones privadas (incluyendo videos, chats y fotografías) entre los propios combatientes con sus superiores, familiares y amigos.

Las armas de alta precisión serán una pieza fundamental para el derribo de aeronaves poco protegidas, ataques selectivos o a buques rodeados de deficientes o ningún medio de protección; e inclusive, para crear el caos al atacar masas de carros de combate, expuestos al fuego por todos los flancos, incluso por debajo o sobre ellos.

Las unidades especiales de los tres ejércitos, fáciles y rápidas de mover de un escenario a otro, suplirán a los grandes movimientos en masa y tendrán un papel muy importante en la conquista de objetivos a distancia, siempre que sean rápida y debidamente relevadas por unidades más protegidas y con mayor capacidad de resistencia a las reacciones del enemigo,

Los cambios en las exigencias, necesidades y en la forma de vivir, de descanso, en la alimentación de las personas y en la aplicación directa de la asistencia sanitaria al combatiente, requieren unas cadenas logísticas demasiado pesadas, largas, continuas y eficientes. Si estas fallan, la guerra se para, tal y como se demostró en las dos guerras del golfo, posteriormente en la larga campaña en Afganistán y más recientemente, en la guerra en Ucrania.

La guerra centralizada tanto en el planteamiento como en la ejecución tiene sus días contados. La descentralización en la segunda fase es casi una exigencia irrenunciable siempre que se pretenden unos resultados más que aceptables.

La inteligencia y el espionaje en todas sus modalidades, si bien siempre han sido un arma fundamental en la identificación de los posibles conflictos y en descubrir los potenciales o probables movimientos del enemigo, tomará un papel mucho más importante en la prevención y conducción de los futuros conflictos a gran escala para descubrir o desbaratar las verdaderas y cambiantes intenciones ocultas.

El empleo o amenaza de las armas de destrucción masiva, en especial las nucleares, jugará un papel importante en la disuasión para intervenir o no de forma directa en los conflictos, a pesar de que haya un sentimiento generalizado de que nadie, con dos dedos de frente, salvo un loco de remate, las llegue a emplear. Su uso, supondría un enfrentamiento de fatales consecuencias para todos los contendientes, incluso peor para aquel que las llegase a usar en primer lugar por la descontrolada respuesta que puede originar. No se descarta el uso de armas biológicas o químicas por el gran poder de penetración que causan de forma más o menos rápida y silenciosa, sin apenas peligro para el que las inocula y porque pueden llegar a poner a países o continentes enteros en cuarentena u ocasionar centenas de miles de muertos.

La capacidad de intervenir en los conflictos por parte de los organismos internacionales es y será cada vez menor. Su papel, organización, composición y misiones, ideadas para mediados del siglo pasado, han demostrado su obsolescencia e irrelevancia casi un siglo después. Sus sistemas de toma de decisiones se han mostrado totalmente ineficaces, incluso para montar misiones humanitarias de emergencia.

Si, más o menos, estas han sido las conclusiones o predicciones a las que últimamente se ha llegado sobre los parámetros en los que se moverán los grandes conflictos del futuro y, si, además, son aceptadas por muchos o la mayoría de los que hacen análisis y deducciones, fácilmente podríamos conformar el escenario en el que se moverá, con algunas ligeras excepciones, la III Guerra mundial. Pero, si nos detenemos un instante y se comparan con lo que actualmente está sucediendo en la guerra de Ucrania, mucho me temo, que no tenemos más remedio que aceptar, que la CI, por mucho que haya vacilado y maniobrado, no ha podido evitar que la temida y tan cacareada III Guerra Mundial ya haya comenzado y se está batiendo en Ucrania como escenario principal.

La guerra híbrida y la invasión, por Mariano Gerván en Clarín (Argentina). 21.03.2022

La guerra en Ucrania se desarrolla bajo un nuevo paradigma, propio de los conflictos del siglo XXI: la guerra híbrida. Uno de sus principales teóricos es nada menos que el general Valery Gerasimov, jefe del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de la Federación Rusa. “Las «mismas leyes de guerra» han cambiado” afirmaba ante la Academia de Ciencias Militares rusa en 2013.

La primera mención a la “Guerra Híbrida” es la tesis sobre las guerras de Chechenia que el mayor William J. Nemeth presentó en 2002 en la Escuela de Postgrado Naval de la Armada de Estados Unidos. Se refiere a la “forma contemporánea de la guerra de guerrillas … una continuación de la guerra pre-estatal que se ha vuelto más efectiva porque emplea tanto tecnología moderna como métodos de movilización modernos” (2002: 29).

Luego de las invasiones a Afganistán e Iraq, en 2004 el teniente coronel Nathan Freier, asignado al Pentágono, refina su desarrollo en una matriz con los desafíos de seguridad que enfrenta Estados Unidos: «irregulares» (terrorismo, insurgencias, etc), «regulares» (fuerzas convencionales), «catastróficas» (armas de destrucción masiva, atentados como el 11-S, etc.) y «disruptivas» (cíber-operaciones, biotecnología, nanotecnología, etc). Las principales amenazas vendrían de la combinación de desafíos irregulares con los tradicionales o catastróficos (Freier 2007: 2, 5-6).

Un gran aporte hace el teniente coronel Frank Hoffman. Alerta sobre la fascinación estadounidense por las soluciones tecnológicas, la subestimación de enemigos irregulares, confiando en su superioridad militar convencional, pasando por alto los medios tecnológicos avanzados que en un mundo globalizado las fuerzas irregulares podrían desplegar.

Hoffman era consultor en el Centro para las Amenazas y Oportunidades Emergentes (CETO) de la Infantería de Marina en Quantico, dentro del proyecto de investigación “El Carácter Cambiante del Conflicto”. Allí coincidió con el teniente general James Mattis, más tarde Secretario de Defensa del presidente Donald Trump. Fueron coautores de un artículo previo al definitivo de Hoffman. Mattis fue clave en su difusión (Mattis y Hoffman, 2005).

Sobre esta base conceptual el general Gerasimov pronuncia dos discursos magistrales ante la Academia de Ciencias Militares rusa, el primero en 2013, y el segundo en 2016 a la luz de experiencias en el conflicto de Ucrania, la guerra del Donbass y la intervención rusa en Siria (Voienno-Promyshlenny Kurier; 2013 y 2016). Desde 2014, la guerra hibrida rusa estaba en foco de los analistas occidentales (Runner, 2019). La “doctrina Gerasimov” toma cuerpo en “El valor de la ciencia radica en la anticipación” (Gerasimov, 2013) que es su documento fundacional.

Gerasimov da por sentado que la guerra hibrida es una creación occidental, pero modifica de una manera significativa su contenido. “El papel que desempeñan los medios no militares para lograr metas políticas y estratégicas ha aumentado y … superado el poder de las armas en cuanto a su eficacia”. “Es cada vez más frecuente que se dé prioridad a un uso conjunto de medidas de carácter no militar, políticas, económicas, informativas y de otro tipo, … con el sostén de la fuerza militar. Son los métodos híbridos”.

Los define como los que van más allá de los métodos militares tradicionales. “Las acciones militares tradicionales … pueden, preverse. El uso de métodos indirectos … tan solo suponerse.” “Un estado víctima de una agresión híbrida, cae en una situación de caos completo, de crisis política interna y de colapso económico. El asesinato de civiles por razones nacionales o religiosas, el aumento de la criminalidad, la emigración masiva no controlada, son consecuencias”. Y el elemento esencial. “La falsificación de los acontecimientos, la limitación de la actividad de los medios de información, es uno de los métodos asimétricos más eficaces … Su efecto … comparable al uso masivo de tropas”.

Para Rusia, el conflicto ucraniano es una guerra hibrida. Gerasimov lo sugiere desde 2016. Para Ucrania también. Oleksandr Turchínov, ex secretario del Concejo Nacional de Seguridad y Defensa de Ucrania, en una reunión de países bálticos sostenía que “Rusia está llevando a cabo una guerra híbrida contra la Unión Europea y Ucrania” (The Baltic Times, Febrero 2016). Confundir la guerra en Ucrania con la invasión a Ucrania es un error de apreciación. Comprender la naturaleza y lógica del conflicto es el prerrequisito para su resolución.

La guerra híbrida y la invasión (clarin.com)

Los gobiernos y las organizaciones del sector público gastan millones en todo el mundo cada año destruyendo dispositivos de almacenamiento de datos a pesar de las alternativas sostenibles

El nuevo informe de Blancco provoca conversaciones sobre la reforma de la política de SSD, revelando los costos financieros y ambientales, así como las preocupaciones de seguridad para las organizaciones del sector público

Los gobiernos y las organizaciones del sector público gastan millones en todo el mundo cada año destruyendo dispositivos de almacenamiento de datos a pesar de las alternativas sostenibles (enterprisetalk.com)

Una nueva investigación lanzada hoy por Blancco Technology Group (LON: BLTG), el estándar de la industria en soluciones de borrado de datos y ciclo de vida móvil, revela prácticas y políticas actuales para la desinfección de dispositivos dentro del sector público. Para el estudio de Blancco, The Price of Destruction: Exploring the Financial & Environmental Costs of Public Sector Device Sanitization , los investigadores hablaron con 596 líderes gubernamentales de TI en nueve países.

La encuesta reveló que los gobiernos y las organizaciones del sector público representados gastan hasta USD $ 17 millones anuales en la destrucción física de unidades de estado sólido (SSD), un dispositivo de almacenamiento de datos ampliamente utilizados tanto de forma independiente como dentro de equipos portátiles , computadora de escritorio y servidores.

Además, los costos de reemplazo agregaron otros $ 40 millones, lo que elevó los gastos a $ 57 millones para destruir la tecnología del sector público que a menudo todavía es utilizable. Para 70 organizaciones encuestadas en cada país, los costos de destrucción y reemplazo de SSD alcanzaron entre $ 6.9M y $ 7.3M para los ESTADOS UNIDOS y entre $ 6.4M y $ 6.9M para el Reino Unido.

Costos Ambientales

Con la electrónica global (e-waste) llamada el » flujo de desechos domésticos de más rápido crecimiento del mundo «, el estudio también explora los costos ambientales de la destrucción física y el compromiso actual del sector público con alternativas sostenibles. La destrucción necesita aumenta las operaciones de TI y los costos de materiales para las organizaciones del sector público con restricciones fiscales. También fomente una mayor creación de artículos electrónicos durante un llamado global para una administración ambiental más prudente.

A pesar de que el 54% de los encuestados está de acuerdo en que la reutilización de SSD es mejor para el medio ambiente que la destrucción física y casi todos los encuestados (93%) dijeron que su organización había definido planes para reducir el impacto ambiental Causado por la destrucción de equipos de TI, menos de una cuarta parte (21%) están implementando activamente esos aviones.

preocupaciones de seguridad

Por razones de seguridad, la destrucción física sigue siendo obligatoria si se utilizan unidades fuera de servicio para almacenar datos clasificados o secretos. Para los activos no clasificados que contienen datos, hay otras soluciones de desinfección de datos disponibles.

Lea también: Impacto de los CIO en la transformación digital en la industria

En general, los encuestados estaban bien informados de las respectivas leyes de protección de datos de su país o región. Sin embargo, los procesos de algunos encuestados para llevar a cabo la desinfección de SSD que cumplen con las normas son preocupantes. Por ejemplo, el 78% de los encuestados a nivel mundial dijeron que reformatean las unidades para desinfectarlas. Desafortunadamente, el formato por sí solo aún puede dejar las unidades vulnerables durante el transporte o el almacenamiento, y gran parte de los datos se pueden recuperar con herramientas forenses fácilmente disponibles en línea.

«Los gobiernos y las organizaciones del sector público son responsables de manejar parte de la información más confidencial del mundo. Pero varios factores, incluida la transformación digital acelerada, el número creciente de filtraciones de datos del sector público y las iniciativas de sostenibilidad global, están cambiando el panorama de la gestión de datos», dijo Alan Bentley , presidente de estrategia global de Blancco. «Con las crecientes presiones ambientales y de financiación, existe la necesidad de que estas operaciones del sector público sean más sostenibles y eficientes al tiempo que mantienen una seguridad sólida. Las organizaciones del sector público deben explorar alternativas de desinfección de SSD para demostrar un uso prudente de los fondos de la agencia y una mayor contribución a los esfuerzos de sostenibilidad nacionales e internacionales».

«Hemos visto a varios departamentos del sector público destruido de dejar de destruir activos con datos para reutilizarlos o construir la economía circular. Nuestro estudio destaca que existen oportunidades significativas para la reforma de políticas en torno a la protección de datos SSD a medida que los responsables los políticos nacionales buscan administrar los recursos financieros, ambientales y de datos confiados a su cuidado», agregó Bentley.

Como concluye el informe, los gobiernos y las organizaciones del sector público se están comprometiendo con las mejoras de sostenibilidad, pero muy pocos han seguido adelante con su implementación. Esto está resultando en un alto costo de destrucción y reemplazo de SSD.

Con los gobiernos y las organizaciones del sector público bajo la lupa cuando se trata de gastos, es cada vez más urgente que consideren alternativass que extiendan la vida sostenible útil del dispositivo, mantengan una seguridad de datos limitada en los SSD al final de su vida útil y, en última instancia, ahorren millones de dólares a los servicios públicos.

Según el estudio global de Blancco de 596 encuestados del sector público:

  • El 41% de los encuestados dice que la destrucción física es obligatoria por ley para destruir los SSD que contienen datos clasificados, por lo que destruyen todos los SSD «por si acaso».
  • Casi una cuarta parte (22%) desconoce los métodos alternativos de desinfección.
  • Entre el 23% y el 52% de las organizaciones dentro de un país creían que la destrucción física era más barata que otras soluciones de eliminación, incluidas aquellas que facilitarían la reutilización y una mayor vida útil del dispositivo.
  • el 35% cree que no hay ningún proveedor o solución certificada o aprueba que les brinde otra opción.
  • Entre el 37% y el 45% de los dispositivos de nuestros encuestados, o solo las unidades, se envían fuera del sitio para su destrucción física.
  • El 37% de los encuestados son «sólo conscientes» del NIST SP 800-88 r1 y no conocen los detalles de las directrices.

La guerra en el espacio virtual: España amenazada

Una oleada de ciberataques tumba las webs del INE, Justicia, Economía y más ministerios

Ciberataques sincronizados han tumbado en las últimas horas las webs del Ministerio de Justicia, Educación y Economía, y del Instituto Nacional de Estadística (INE)

https://www.elconfidencial.com/tecnologia/2021-04-23/ciberataques-ccn-cni-justicia-ine-interior_3047336/?utm_source=whatsapp&utm_medium=social&utm_campaign=amp