Categoría: Seguridad Nacional

“PRESUPUESTO E INDUSTRIA DE DEFENSA 2023”

II CICLO AEME/22  del que es autor D.  José Jiménez Bastida, general de división del Cuerpo de Intendencia del Ejército del Aire y del Espacio (Ret.)

General de División (Ret.) Excmo. Sr. D. José Jiménez Bastida

Los Presupuestos Generales del Estado reflejan la política fiscal del gobierno, constituyendo un instrumento clave de planificación financiera ministerial. La inversión, el desarrollo y la innovación son palancas fundamentales para mantener la competitividad, especialmente en sectores eminentemente exportadores como es el caso de la Industria de Defensa, Seguridad, Aeronáutica y Espacio.

El presupuesto del Ministerio de Defensa (MINISDEF) para 2023 es histórico en la medida que incluye un potencial de inversión productiva sin precedentes, con una orientación encaminada a reforzar las capacidades de las Fuerzas Armadas, y suponen un decidido compromiso con la base industrial y tecnológica de la defensa de España. Los créditos presupuestados inicialmente para la sección 14, Ministerio de Defensa, alcanzarán los 12.825 millones de euros, lo que supone un incremento del 26,3 %, respecto al presupuesto inicial del año anterior y representa un 5,2% del presupuesto de Gastos del Estado para 2023, y un 0,95% respecto al PIB (ver Tabla 1).

En términos de la definición OTAN de gasto militar, el referido presupuesto de defensa, estará en torno al 1,2% del PIB, otro hito muy destacable comparado con los datos mostrados por OTAN en los últimos años, y que será clave para proseguir en la línea de incrementar la inversión en defensa hasta alcanzar el 2 % del PIB en 2029.

Tabla I

Además, los créditos consignados para Inversiones (capítulo 6) han ascendido a 5.869 millones, el 45,75 % del presupuesto total del Ministerio de Defensa. Representa un incremento de 2.221 millones aumentando el 60,91 % en inversiones reales. Dichos créditos permitirán seguir potenciando la industria nacional vinculada a la defensa, y mejoran el tejido productivo y la competitividad de las empresas civiles y militares.

Es una evidencia empírica, compartida por la mayoría de los analistas, que la base industrial y tecnológica de defensa contribuye a la creación de riqueza, empleo y prosperidad. Los presupuestos de MINISDEF para 2023 permitirán seguir desarrollando la política europea común de seguridad y defensa y la cooperación transatlántica. Resaltan la importancia de los programas internacionales y la puesta en común de capacidades en el ámbito de la UE. Una industria de defensa fuerte e innovadora, tiene un claro valor como instrumento tractor del desarrollo económico, y su orientación es clave para el desarrollo y suministro de productos tecnológicamente avanzados para las Fuerzas Armadas. En 2023 se estima que potenciará de forma directa e indirecta, la creación de más de 22.000 nuevos empleos

En el contexto de la Estrategia Global para la Política Exterior y de Seguridad de la UE, su Plan de Acción, y todo un conjunto de instrumentos complementarios necesarios que se han puesto en marcha para su implementación, la UE (Parlamento Europeo, Consejo y Comisión) ha establecido de forma adicional, una herramienta financiera específica, para poder asegurar su adecuada efectividad, denominada Fondo Europeo de Defensa.

Dicho Fondo está contemplado entre los programas específicos del nuevo Programa Marco de investigación e innovación “Horizonte Europa”, con vigencia para el período 2021-2027, y dispone de una financiación para dicho periodo de 95.500 millones de euros. El Fondo Europeo de Defensa es una importante novedad y mejora del Programa Horizonte Europa, y se centrará en la investigación y el desarrollo en materia de defensa con un presupuesto de 7.953 M€ para dicho periodo. Esta iniciativa se basa en la consideración de que el contexto geopolítico de la Unión se ha modificado drásticamente en la última década, y con ello sepretende fomentar la cooperación entre las empresas, los centros de investigación, las administraciones tanto nacionales, como internacionales y universidades en toda la Unión Europea, tanto en la fase de investigación como en la fase de desarrollo de los productos y tecnologías para la seguridad y la defensa.

En la UE se es consciente de que el sector de la Seguridad y Defensase caracteriza por unos costes cada vez mayores de equipos de defensa y por los elevados costes de (I+D+i), que limitan la puesta en marcha de nuevos programas, repercutiendo directamente en la competitividad y la capacidad de innovación de la base industrial y tecnológica de la defensa europea. Con el Fondo Europeo de Defensase pretende contribuir a crear una base tecnológica e industrial de defensa europea más fuerte y complementar las iniciativas de la Unión de cara a una mayor integración del mercado europeo de la defensa. Con dicho Fondo se pretende mejorar la competitividad, la innovación, la eficiencia y la autonomía tecnológica en la UE, contribuyendo de esta forma a mejorar su autonomía estratégica mediante su apoyo a la cooperación transfronteriza entre las empresas, los centros de investigación, las administraciones nacionales, las organizaciones internacionales y las universidades en toda la Unión, tanto en fase de investigación como en fase de desarrollo de los productos y tecnologías.

El Fondo Europeo de Defensa, destinara una parte del presupuesto de la Unión europea a conceder ayudas directas a este sector con el fin de mejorar la base industrial y tecnológica de la industria europea, consolidando dicho sector para que el mismo sea generador de un mercado interior abierto, que respalde y facilite la ampliación de la cooperación transfronteriza de las pequeñas y medianas empresas y las empresas de mediana capitalización.

El Fondo Europeo de Defensa prevé dos líneas de financiación que operan en paralelo.

La primera relacionada con la investigación se rige por condiciones similares a las del Programa Marco de Investigación (Horizonte 2020 y Horizonte Europa). La segunda está relacionada con el desarrollo de capacidades. En el primer caso, la financiación de la Comisión es total, los programas de desarrollo son cofinanciados por la Comisión y los Estados Miembros. La idea es que, la Comisión aporte un 20% de la inversión, mientras que los Estados Miembro que participan aporten la cifra restante.

El Marco Financiero Plurianual (MFP) de la UE, es un instrumento de la política financiera europea, y es a través de sus grandes líneas de actuación o rúbricas donde se expresan las prioridades políticas para el tiempo que esté vigente. Es un acto jurídico vinculante, el cual se establece los techos máximos de gasto de la UE para un periodo determinado, que suele ser de 7 años.

La Tabla 2 muestra el actual MFP 2021-2027, y que, a diferencia del anterior MFP 2014-2020, y a otros MFP de la UE que les han precedido, recoge una nueva distribución de rúbricas, consignándose por primera vez, y de forma específica, una para Seguridad y Defensa, viéndose los techos máximos para cada anualidad, y un techo máximo total de 14.922 millones de euros para todo el periodo considerado.

Tabla II

La dotación financiera establecida para del Fondo Europeo de Defensa ha sido de 7.953 millones, a precios corrientes, de los que 2.651 irán destinados para acciones de investigación, y 5.302, serán para acciones de desarrollo. Su duración y enfoque está integrado con el del Marco Financiero Plurianual 2021-2027, y dadas sus características y su magnitud financiera, el Fondo es sin duda un proceso de referencia para España.

El presupuesto de la UE, a diferencia del MFP, es una previsión de ingresos y gastos, que se elabora, aprueba y ejecuta anualmente las anualidades correspondientes a Seguridad y Defensa, teniendo como referencia los techos máximos establecidos en el referido nuevo MFP 2021-2027. La Tabla 3, muestra las consignaciones presupuestarias de la UE ya aprobadas para los años 2021, 2022, y la prevista para 2023, relativas a Seguridad y Defensa, desglosadas en sus Títulos y Capítulos, según el sistema presupuestario de la UE.  Así mismo refleja que las cuantías presupuestadas de cada año para el Fondeo Europeo de Defensa, las cuales son, respectivamente 930,3 millones en 2021; 936,7 millones en 2022; y 934,9 millones para 2023.

Tabla III

En síntesis, se puede afirmar que tanto en el marco de la Rúbrica de Seguridad y Defensa del MFP 2021-2027, como en los Presupuestos anuales de la UE, el Fondo Europeo de Defensa, complementara la financiación nacional y actuara como un incentivo para que los Estados miembros cooperen e inviertan más en el ciclo de vida de los productos y las tecnologías de defensa. Por todo ello, ahora, más que nunca, se reivindica una vez más la necesidad de contar con un marco financiero plurianual que permita aprovechar en toda su dimensión las oportunidades que ofrece el referido Fondo.

A modo de epilogo, y para concluir, desearía resaltar la importancia que se le debe prestar al denominado “efecto Bruselas”, propugnado por la profesora Anu Bradford, en su el libro “The Brussels Effect”, desde el convencimiento de que a largo plazo, la Unión Europea continuará extendiendo esa extraordinaria europeización, basada en reglas y valores humanos fundamentales que cada vez están más enraizadas en todos sus estados miembros; y seguirá contribuyendo a generar más estabilidad geopolítica y geoeconómica en la medida que continuará siendo el faro que marca la promulgación de las normativas básicas que transforman el entorno de las relaciones económicas, industriales, y comerciales en todo el mundo, y por todo ello, no tengo dudas de que terminará emergiendo como una indiscutible superpotencia hegemónica.

                                                                                               José Lorenzo Jiménez Bastida

                                                         General de División del Cuerpo de Intendencia EA (R)

                                                                   Asociación Española de Militares Escritores

LOS NICHOS CLAVE Y LA CLAVE DE LOS NICHOS DE LA INDUSTRIA DE DEFENSA. II Ciclo AEME/2022

Manuel Vila Gonzalez
Clúster de la Industria de Defensa

Introducción

Sabido es que todo lo relacionado con la guerra (aunque sea fundamentalmente para evitarla) está inmerso en una niebla que nos impide definir con exactitud aquello de lo que hablamos, por mucho que intuitivamente creamos tenerlo claro, convirtiéndonos en remedos de San Agustín cuando pretendía enfrentarse al concepto del tiempo (1). Descrita directa o indirectamente por Sun Tzu, por Baltasar Gracián o por Clausewitz, la lógica paradójica que envuelve la estrategia se extiende más allá de su propia aplicación al marco que la hace posible.

Lo que la “industria de defensa” es.

En esas circunstancias, la “industria de defensa”, ni es “industria”, ni es de “defensa”.

Por un lado, todos entendemos que el propio concepto de industria excede lo que podría limitarse al sector secundario, ya que estamos hablando de aquella actividad económica que procura los bienes o servicios que necesitan la Armada y los Ejércitos, lo que más allá de manufacturas (vehículos, armas y demás), incluye servicios básicos o avanzados, construcción de infraestructuras o alimentos. Industria es aquí sinónimo de la cadena de suministros necesaria para el buen funcionamiento de las Fuerzas Armadas, y cuyo resultado lo mismo se refiere al motor eléctrico de un submarino, que a un curso de guerra electrónica, una camilla, un algoritmo, crema de protección solar, un acuartelamiento, un informe financiero, cierto transporte o una ración de berberechos.

En cuanto al hecho de que la labor de esa industria se centre en las necesidades de la defensa, caben dos consideraciones.

La primera es que como consecuencia de cierto “buenismo”, fundamentalmente europeo occidental (con alguna excepción, eso sí, entre las que no nos encontramos), la “defensa” ha ido perdiendo color y mezclándose intencionadamente con la “seguridad”, hasta el extremo de que esta última ha llegado a fagocitarla, por mor de una pretendida mejor aceptación de la realidad castrense por parte de la sociedad. Así, ya hablamos sin complejos de la Estrategia de Seguridad Nacional, como si integrándolo todo bajo un paraguas más amplio (sin llegar al extremo de los británicos… aún) hiciese pasar desapercibido el hecho de que la estrategia es lo que es (2), por mucho que se quiera extender ese concepto fascinante a lo que no debería denominarse sino “política”.

La segunda es que una actividad de alta tecnología, como es el caso, tiene la vocación (casi el deber patrio) de ser exportadora. Aunque cumpla obviamente con las restricciones que la ley establezca, lo cierto es que una venta exterior puede acabar siendo el germen o al menos un factor favorecedor (o un mero aditamento) de una agresión exterior, convirtiendo esa “defensa” exactamente en lo contrario.

La clave de los nichos de la industria de defensa

Toda empresa especializada (y las relacionadas con la defensa lo son casi por definición), busca un mercado específico en el que poder destacar en virtud de sus capacidades tecnológicas y productivas: un mercado nicho. En un rango de actuación tan amplio como el descrito, en el que la industria de defensa se encargaría de cubrir todo el espectro de las necesidades de la defensa (nada menos), identificar los sectores clave resultaría, de nuevo, paradójico (cómo no), ya que cualquier delimitación de lo que es más importante excluiría de forma automática otros productos o servicios que son simplemente vitales (¿o es que podemos decir a priori que las balas son más prioritarias que el gasoil, que el agua, que las botas o que las comunicaciones?).

Así pues, habida cuenta de que nuestras empresas ya cubren muchas de las necesidades de nuestras Fuerzas Armadas, parece sensato centrar el tiro en aquello de lo que carecemos, siendo conscientes de que a éstas no las debería faltar de nada, pues acudirán al extranjero a dotarse de los equipos o tecnologías que no puedan encontrar en casa.

Y ahí está la clave: el Gobierno de España fomenta la compra nacional (cuando es posible), como ventaja estratégica. Por lo que, si pensamos en “nuevos” nichos de mercado, debemos tener en cuenta las necesidades operativas, con el fin de satisfacer esa demanda.

Identificación de los nichos clave: el papel de las asociaciones

Ahora bien, dado que el desarrollo de soluciones a esos requerimientos no es inmediato, ¿cómo podrían las empresas acelerar su reacción y adelantarse en lo posible a la consolidación de las tendencias?

La respuesta es sencilla: conociendo lo antes posible y sin intermediarios las necesidades de las Fuerzas Armadas. Ese diálogo directo es frecuente entre el estamento militar y las grandes empresas del sector, aquellas que integran y suministran los grandes sistemas de armas. Pero ese contacto natural siempre ha sido bastante escaso entre las Fuerzas Armadas y la pléyade de PYMES que suministran bienes o servicios menos glamurosos, que son meros subcontratistas de los grandes grupos o que disponen de una tecnología dual que ni siquiera saben que pueda ser de aplicación para la defensa. Todas ellas atesoran un know how sobresaliente que bien podrían afilar si supieran hacia dónde dirigir sus esfuerzos de I+D+i, siempre concebidos a largo plazo.

El pequeño tamaño de muchas empresas impide todo contacto directo entre ellas y el cliente final, como es lógico. Y el gran número de sociedades dificulta el acceso en sentido contrario. Por eso debe existir un vehículo que lo haga posible, haciendo de puente entre esos dos mundos.

Pues bien, me cabe el honor de presidir un clúster que nació hace apenas tres años con la vocación de convertirse en un foro en el que las empresas punteras, independientemente de su tamaño, pudieran escuchar a las Fuerzas Armadas, y en la que éstas pudieran conocer, de primera mano, de qué capacidades dispone nuestra industria. Un foro en el que las empresas de defensa pudiesen interactuar entre sí para buscar sinergias y establecer colaboraciones. Un foro (complementario a las grandes asociaciones), cuya principal pretensión es atraer el talento empresarial e industrial español al mundo de la Defensa, haciéndoles ver que sus habilidades pueden ser de utilidad al servicio de todos nosotros.

Hace unos días el Clúster de la Industria de Defensa (CID) reunió en Santander a su Consejo Asesor y celebró la entrega de sus premios anuales. El Palacio de la Magdalena se convirtió en un hervidero de ideas sobre cómo suplir las carencias más perentorias: municiones merodeadoras e inteligentes, sensorización del campo de batalla, inteligencia artificial, comunicaciones seguras, artillería de largo alcance, telemedicina, materiales más ligeros, textiles autoadaptables, vehículos autónomos de todo tipo, etc. El evento fue un ejemplo de esa imprescindible interlocución entre lo militar y la empresa, donde gracias a la clave para localizar los nichos (el empeño de nuestra sociedad por comprar en España), se perfilaron al final algunos de esos nichos clave…

Conclusiones.

Las necesidades de las Fuerzas Armadas se extienden al sector textil, al agroalimentario, a la construcción, al de la movilidad… o incluso a cría de mulas, llegado el caso. Cualquier cosa es susceptible de ser industria de defensa y no solo los aviones de combate, los submarinos o los vehículos de combate de infantería.

El CID quiere contribuir, modestamente, a que la industria de defensa se suba al carro de las necesidades de nuestras Fuerzas Armadas al amparo del incremento presupuestario que empieza a vislumbrarse.

                                                                                               Manuel Vila González

                                               Presidente del Clúster de Industria de Defensa (CID)

NOTAS:

  • “Si no me lo preguntan, sé lo que es; pero si he describirlo, no sabría cómo hacerlo”
  • Y sobre lo que la estrategia es cabría hablar largo y tendido; baste decir que se trata del proceso de decisión que se establece cuando nos enfrentamos a una voluntad ajena que procura nuestra destrucción, en medio de circunstancias terceras que ninguna de las dos partes puede dominar.

Dualidad en la Industria de defensa actual. II CICLO AEME/22

Cristián Briales

Ingeniero de Supervivencia

GDELS-Santa Bárbara Sistemas

Introducción

La amenaza que representan los IED en las misiones de paz aparece tanto en los medios que se hace innecesario aclarar que IED son las siglas de Improvised Explosive Device. Esto se refiere a artilugios no convencionales, como coches bomba situados al borde de la carretera y que se hacen detonar al paso de un convoy. Se ha establecido una clasificación de diversos tipos de IED, los cuales se gradúan en una serie de Niveles de amenaza en función de la cantidad de explosivo y de la distancia. Por ejemplo, una furgoneta repleta de explosivo a unos metros de distancia, representa un cierto nivel en la parte alta de la escala.

Singularidad de la amenaza IED

El IED es una amenaza singular frente a la que los vehículos blindados tradicionales no ofrecían protección suficiente. El dotar a los vehículos militares de una protección ajustada al nivel que exige su perfil de misión es uno de los retos a los que se enfrenta la industria de plataformas terrestres y al que GDELS-Santa Bárbara Sistemas dedica una parte importante de presupuesto de I+D.

Desde más de una década, la gama de vehículos blindados que GDELS-Santa Bárbara Sistemas desarrolla tiene una respuesta a amenazas IED conocida y un nivel de protección ajustado por diseño a la exigencia del cliente.

La singularidad de esta amenaza se debe a los fuertes efectos dinámicos producidos por la detonación del artefacto. La onda aérea de gran intensidad generada por el IED, que se amplifica de forma no-lineal al superponerse con la onda reflejada en el terreno, se propaga hacia el vehículo transportando en su frente un elevadísimo impulso.

Al incidir y reflejarse contra la superficie de un blindado, esta onda transfiere un impulso que puede oscilar entre 3 y 30 kN·s por m2, dependiendo principalmente de la cantidad de explosivo y la distancia.

Sumando vectorialmente los impulsos transferidos a las distintas superficies del blindado, podemos encontrarnos con impulsos totales que, en casos extremos, podrían superar los 100 kN·s. Estos impulsos pueden ser verticales hacia arriba, si el IED está enterrado bajo el punto por donde pasa el blindado, o también laterales, si el IED es un coche bomba aparcado a un lado del camino.

Para hacernos una idea de qué representa un impulso de 100 kN·s, este valor es la cantidad de movimiento de una camioneta de 3.6 Ton impactando a 100 km/h contra un vehículo en reposo. Como vemos, cuantitativamente, los impulsos intercambiados en un IED son típicamente similares a los de una colisión entre automóviles.

Sin embargo, aunque guardan similitud, hay una importante diferencia cualitativa respecto a una colisión de carretera. El tiempo en que se transfiere el grueso del impulso al blindado oscila entre 0.3 y 3 ms, lo que es 1-2 órdenes de magnitud inferior al tiempo en que se transfiere el impulso en una colisión. Así pues, el carácter del evento IED es mucho más dinámico, pues al ser la estructura de un blindado mucho más rígida que la carrocería de chapa de un automóvil, las aceleraciones globales son mucho más fuertes.

La mitigación de estas aceleraciones, para asegurar la supervivencia de la tripulación, exige elementos amortiguadores en las interfaces de la estructura con los asientos o con cualquier unidad o aparato en contacto con la persona. De lo contrario, estos componentes transmitirán esfuerzos al cuerpo que pueden traducirse en lesiones graves.

Aportación de la ingeniería civil al desarrollo de defensa

Del diseño moderno de automóviles según requisitos de seguridad ante accidentes (crash-worthiness), se extraen valiosas técnicas y metodologías para el diseño de blindajes protegidos contra IED. No obstante, por tratarse de fenómenos cualitativamente diferentes, las soluciones de supervivencia son distintas en un blindado que en un coche, como puede esperarse.

Un ejemplo claro de aportación civil es la sofisticada tecnología de ensayos crash-test de automoción, que se aplica, con lógicas adaptaciones, a la evaluación de los niveles de protección de vehículos para la supervivencia de sus ocupantes.

Para evaluar la supervivencia, se realizan ensayos reales en todos los aspectos, excepto en que los tripulantes se reemplazan por maniquís antropomórficos monitorizados o ATD (anthropomorphic test device). Estos son los conocidos crash-test dummies de la automoción, a los que se añade algún sensor específico como es el registro de presiones sobre el tórax. Estos dummies siguen siendo perfeccionados por la industria civil desde hace décadas y son igualmente útiles en la industria de defensa. De hecho, los criterios basados en probabilidad de lesión son los mismos, pues los soldados son igual de vulnerables que los conductores.

Una diferencia respecto a los crash-tests reside en los montajes e instalaciones empleados. Mientras que en automoción se consiguen representar las velocidades relativas y geometría de la colisión mediante carros o trineos) acelerados sobre raíles, en las pruebas IED no queda otro remedio que detonar una carga explosiva representativa de la amenaza. Esto se tiene que realizar en campos de prueba del Ejército y bajo estrictos protocolos de seguridad, dada la potencia de las explosiones, que puede aproximarse a los niveles de una bomba de aviación.

Otra diferencia relevante con respecto a las pruebas crash-test es la imposibilidad de filmar desde el exterior el evento, pues a los pocos milisegundos el vehículo queda envuelto en una bola de fuego, que da paso a una nube fuliginosa de polvo que persiste durante unos segundos, cuando ya todo ha concluido. Los registros filmados se limitan al interior del vehículo, constituyendo la información más valiosa que se recoge en un ensayo, aparte de las señales de los dummies.

En el ámbito de defensa se han desarrollado métodos sofisticados para instalar las cámaras interiores, minimizando su movimiento durante los primeros ms del evento. También es posible, pintando un patrón de marcas en el interior, reconstruir la dinámica de deformación de dicha superficie. Esto resulta útil para caracterizar las reservas de espacio de supervivencia y también para correlar simulaciones numéricas.

Otra contribución del ámbito civil es el avance que la automoción ha impartido a la simulación numérica para eventos altamente dinámicos y no lineales. Esta herramienta ha sido crucial para ir optimizando la respuesta de las carrocerías a colisiones. Existen paquetes de software comercial (LS-DYNA, RADIOSS, etc.) que permiten modelar los aspectos relevantes de la dinámica de deformaciones con gran fiabilidad. Y estas mismas herramientas son indispensables para el diseño avanzado de vehículos blindados, si se busca compatibilizar su diseño con la supervivencia ante IED.

Innovaciones del desarrollo militar C-IED con potencial aplicación civil

La industria de defensa, como hemos apuntado, ha aprovechado un buen número de las herramientas y técnicas del campo civil para el desarrollo de vehículos compatibles con la supervivencia ante IED. A su vez, condicionadas por las importantes diferencias cualitativas asociadas a un IED, estas técnicas se han tenido que adaptar al nuevo entorno, como veremos a continuación.

Hemos visto ya que en las pruebas reales se ha tenido que sustituir la filmación exterior por vídeos de alta velocidad desde el interior. Esto presenta problemas prácticos como es iluminar un interior oscuro con focos que no se destruyan durante el evento. Pero, sobre todo, está el problema teórico de un análisis y reducción de datos fiable a partir de registros obtenidos con cámaras que vibran y se desplazan durante el evento. Para este último problema, existen técnicas de minimizar y de corregir por ordenador los efectos de cámara móvil, lo que permitirá en su día obtener una información casi tan valiosa como la de los vídeos exteriores. Esta técnica, no cabe duda, podrá aplicarse en un futuro en los crash tests con el fin de obtener datos no accesibles desde el exterior.

Otro ejemplo es la computación numérica, donde la simulación de la generación y propagación de una onda aérea a partir de una fuerte explosión, es ya un fuerte reto computacional. En efecto, para resolver las ecuaciones de evolución del gas, se requiere lo que se llama una discretización euleriana, donde la malla es fija y los gases fluyen de una celda a otra. Esto es radicalmente diferente a la discretización lagrangiana que se usa en crash test, donde los nodos de la malla son puntos materiales de la estructura sólida que se deforman y mueven con la misma.

El problema se complica cuando el gas de la onda aérea incide e interacciona con la estructura del vehículo. En esta fase se deben considerar ambas discretizaciones condicionándose entre sí, lo que ralentiza la computación de modelos 3D hasta tiempos de cálculo inasumibles. Para que los tiempos de cálculo sean razonables, es obligado dividir la modelización numérica en fases, lo que significa poner a punto una metodología propia indispensable para obtener simulaciones consistentes en las que apoyarse para optimizar el diseño.

Esta metodología de interacción de ondas áreas con estructuras podrá ser de aplicación en campos civiles como la minería o en la protección de plantas de generación de hidrógeno verde y sus depósitos de almacenamiento en la red de distribución.

Conclusión

Hemos visto que el diseño de plataformas terrestres conforme a criterios de protección IED ha sacado provecho de muchas técnicas y métodos de la industria civil, sobre todo del campo de la automoción.

A su vez, debido a la singularidad de la amenaza IED y sus diferencias cualitativas, ha sido necesario poner a punto técnicas de ensayo y simulación numérica que son específicas del reto de la industria de defensa para asegurar la supervivencia ante IED. Estos avances, como la técnica de filmación con cámaras montadas en el interior, podrían encontrar aplicación en la I+D de la industria civil.

CARTA A LOS PADRES Y ABUELOS ESPAÑOLES: EL 12 DE OCTUBRE NO ES UN DÍA CUALQUIERA

Queridos padres y abuelos:

El 12 de octubre no es un día cualquiera, es el DÍA DE LA FIESTA NACIONAL Y DE LA HISPANIDAD. Os proponemos “salir del armario del silencio” y contar a vuestros hijos, nietos y a todos vuestros allegados el significado de esta fecha. Os invitamos a ser valientes y a contarlo con vuestras propias palabras, sin filtros mediáticos y sin que nos importe lo que se diga en la calle, colegios, universidad o centros de trabajo. Para mejorar España y nuestro futuro, dando ejemplo y empezando por nuestros jóvenes y su educación en casa.

Autores:

Juan Carlos Tellería – Profesor.

Carlos de Palma – Piloto Militar.

https://iniciativa2028.es/el-12-de-octubre-no-es-un-dia-cualquiera/

MOHAMED VI Y PEDRO SÁNCHEZ, por Joaquín L. Ramírez

Tras el repentino giro unipersonal de Pedro Sánchez acerca del plan de Marruecos para el Sáhara de sumarlo a su soberanía nacional con un estatuto de autonomía, ha entrado en escena un nuevo frente político de notable importancia. La visita de Sánchez a Marruecos –expresamente rechazado por el Congreso de los Diputados el respaldo a su iniciativa- da para mucho. Anunciado en su día el viaje del Ministro Albares, el mismo fue anulado por el Rey de Marruecos a la vez que invitaba en su lugar al jefe del ejecutivo español.

Cena del Ramadán

Si bien en ningún documento ha figurado el debido respeto de Marruecos a la integridad territorial de España, portavoces del Gobierno –entre ellos el mismo Sánchez- hicieron mención concreta de este asunto a modo de contrapartida. O sea, la renuncia del país vecino a seguir reivindicando la soberanía de las ciudades españolas de Ceuta y Melilla, las ansias expansivas en las aguas territoriales de Canarias y el resto de posesiones –mínimas en cuanto a superficie, pero importantes e irrenunciables lógicamente-, Chafarinas, Alhucemas, Peñón de Vélez de la Gomera y Perejil. Romper con la doctrina de Naciones Unidas en todo este asunto tiene para España poco que ganar, si bien, mantener el Status Quo, aunque no sea precisamente un botín, es lo menos que se despacha en un reposicionamiento internacional como éste. Pues bien, no hay nada de esto, ni en la extraña y mal redactada carta de Sánchez a Mohamed VI explicando su cambio de postura, ni en el documento de acuerdo de 16 puntos suscrito por ambas partes como conclusión de la visita. Si leemos el acuerdo en cuestión, veremos que parece haber sido redactado íntegramente por Marruecos –igual que la carta-. No hay un solo párrafo que parezca propuesto en base a intereses españoles importantes y genuinos, ni uno sólo:

-Reconocimiento y apoyo acciones de Marruecos en el Sáhara. Y alusión al “espíritu de confianza” en evitación de actos unilaterales, normalización de la circulación de personas y mercancías y restablecimiento gradual conexiones marítimas y recuperación “Operación Paso del Estrecho”.

– Reactivación grupo trabajo espacios marítimos atlánticos e inicio conversaciones gestión espacios aéreos.

 -Refuerzo cooperación en el ámbito de la migración y Coordinación “proceso de Rabat” 22-23 cooperación ejemplar enfoque fenómeno migratorio.

-Cooperación ámbitos económicos, energético, industrial y cultural y facilitación intercambios económicos y prioridad educación, FP y grupo trabajo al efecto y Cooperación cultural y deportiva. Grupo de trabajo.

-Informes de actividad en reuniones alto nivel e inicio conversaciones actualización “Tratado de buena vecindad, amistad y cooperación”. Y…

-El Rey de Marruecos y Pedro Sánchez designarán un comité para poner en práctica esta declaración en tres meses.

Si añadimos los modos de Pedro Sánchez, de presidente de una república que no existe -con esta ausencia tan notable del Rey-, las imágenes de la reunión central con la bandera invertida de España (imperdonable y no creíble error de protocolo) y las dudas de a quien representa la figurita del conquistador árabe detrás…

¿Qué ha sido esto, a qué ha ido Pedro Sánchez a Marruecos? ¿En qué, cómo y para qué representa a España?

Noticias de Defensa de fecha 22.03.22

¿Cuáles son las prioridades de las FAS para los nuevos 7.000 millones que propone el Gobierno?

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez , ha anunciado  un incremento de la inversión…

Navantia y Kongsberg se alían de cara a la modernización de las fragatas noruegas

La española Navantia y la noruega Kongsberg han firmado un memorando de entendimiento (MOU)…

El Ejército español encarga a SDLE y Cohemo la puesta a punto de su veterana flota de BMR

Una unión temporal de empresas formada por SDLE y Cohemo se ha hecho con un contrato del…

Gral. Alejandre (exjemad): «Invertimos en defensa menos que Marruecos, habría que llegar a los 19.000 millones» (y2)

El exjemad Fernando Alejandre tiene claro que hay que aumentar el presupuesto de Defensa. «Por…

La OTAN muestra un caza Eurofighter español en Bulgaria equipado con misiles Meteor

El Ejército del Aire español tiene desplegados en Bulgaria cuatro cazas Eurofighter del…

El Ejército envía a Mali el sistema Cervus para combatir ataques con drones

El Ejército de Tierra español ha desplegado en la misión EUTM Mali el sistema antidrón… —