La nueva administración estadounidense ha endurecido el lenguaje en sus relaciones con Rusia y China, aun a riesgo de provocar una escalada. Biden parece dispuesto a asumir el coste.JOSEP PIQUÉ |  13 de mayo de 2021