Etiqueta: COVID-19

Gestionando el caos (I)

Nuevo libro del Dr. Rafael Vidal Delgado.

La Cruz del trabajo, dibujo de Juan Cutanda, publicado en la Ilustración Española y Americana de 1897

ÍNDICE

CAPÍTULOPÁGINA
PRÓLOGO13
INTRODUCCIÓN21
CAPÍTULO 1º. ANTECEDENTES DE SITUACIONES DE CRISIS29
Un nueva actitud29
Concomitancias con el quehacer militar33
Antecedentes históricos36
El Sistema de Conducción de Crisis Español41
Conclusión50
CAPÍTULO 2º. SEGURIDAD Y SISTEMAS DE CRISIS51
2.1. Definición de Crisis51
2.2. Riesgos interrelacionados56
2.3. Conclusión71
CAPÍTULO 3º CONCEPTOS DE CRISIS73
3.1. Clasificación de las crisis73
3.1.1. Generalidades73
3.1.2. Por su globalidad74
3.1.3. Por sus efectos74
3.1.4. Por el sector que afecta75
3.1.5. Por su forma de manifestarse76
3.2. Conceptos que son necesarios conocer en un sistema de crisis  77
3.3. ¿Hay soluciones para una situación de crisis?85
3.4. Ejemplo de un diagrama de una situación de crisis87
CAPÍTULOPÁGINA
CAPÍTULO 4º. DIRECCIÓN DE UN SISTEMA DE CRISIS89
4.1. Funciones de un Sistema de Crisis89
4.2. Planificación89
4.2.1. Generalidades89
4.2.2. Objetivos básicos91
4.2.3. Investigación básica de la organización95
4.3. Información111
4.3.1. Facetas de la información111
4.3.2. Indicadores de crisis113
4.4. Activación118
4.5. Proposición120
4.6. Ejecución y seguimiento121
4.7. Desactivación121
4.8. Conclusión122
CAPÍTULO 5º. INVENTARIO DE RIESGOS123
5.1. Generalidades123
5.2. Tipología de los riesgos123
5.3. En función del sujeto activo123
5.3.1. Riesgos de la Naturaleza124
5.3.2. Riesgos biológicos124
5.3.3. Riesgos tecnológicos125
5.3.3.1. Riesgos químicos125
5.3.3.2. Riesgos físicos125
5.3.3.3. Riesgos nucleares126
5.3.4. Riesgos derivados de la actividades sociales126
5.3.4.1. Riesgos del trabajo126
5.3.4.2. Riesgos en el tráfico y en transporte127
5.3.4.3. Riesgos en el ocio127
5.3.4.4. Riesgos en el hogar127
5.3.5. Riesgos derivados de actividades antisociales127
CAPÍTULOPÁGINA
5.4. En función de la actividad empresarial128
5.5. En función de posibles daños129
5.5.1. Materiales129
5.5.2. Corporales130
5.5.3. Consecuenciales130
5.5.4. Responsabilidad131
5.6. En función de la clase de crisis132
5.6.1. Riesgos de una crisis financiera132
5.6.2. Riesgos de una crisis política133
5.6.3. Riesgos de una crisis laboral133
5.6.4. Riesgos de una crisis institucional134
5.6.5. Riesgos de una crisis tecnológica134
5.6.6. Riesgos de una crisis de emergencia135
5.6.7. Riesgos de una crisis de imagen135
5.7. Riesgos considerados en Protección Civil136
CAPÍTULO 6º. COMUNICACIÓN EN UN SISTEMA DE CRISIS  139
6.1. Introducción139
6.2. Percepción por parte de las organizaciones141
6.3. Principios de comunicación de crisis143
6.4. Los distintos públicos ante la crisis146
6.5. Tipos de portavoces para las situaciones de crisis148
6.6. A modo de conclusión150
CAPÍTULO 7º. ORGANIZACIÓN DE UN SISTEMA DE CRISIS151
7.1. Organización para un sistema de crisis151
7.2. Comité de Planificación152
7.2.1. Introducción152
7.2.2. Director del Comité de Planificación156
7.2.2.1. Perfil del Director de Planificación156
7.2.2.2. Misiones156
7.2.3. Sistema de trabajo del Comité de Planificación157
CAPÍTULOPÁGINA
7.3. Dirección de Crisis158
7.4. Gabinete de Crisis158
7.4.1. Director del Gabinete de Crisis158
7.4.2. Coordinador de Crisis160
7.4.3. Composición del Gabinete de Crisis161
7.5. Centro de Situación de Crisis163
7.6. Elementos de intervención y rehabilitación163
7.6.1. Delimitaciones conceptuales163
7.6.2. Catálogo de recursos movilizables para una crisis de emergencia  164
7.7. Procedimiento operativo166
7.7.1. Definición166
7.7.2 Ámbito de actuación del procedimiento167
7.7.3 Partes que deben comprender las NOP,s167
7.8. Comunicaciones169
7.9. Auditorías170
7.10. Planes de Crisis170
7.11. Conclusión171
CAPÍTULO 8. CENTROS DE MANDO Y CONTROL PARA SITUACIONES DE CRISIS  173
8.1. Qué es un Centro de Mando y Control173
8.1.1. Denominaciones173
8.1.2. Definición173
8.1.3. Aproximación al C2174
8.1.4. Condiciones físicas que debe reunir un C2177
8.2. Diseño funcional de un C2178
8.2.1. Funciones básicas178
CAPÍTULOPÁGINA
8.2.1.1. Función de Mando y Control179
8.2.1.2. Función de Información181
8.2.1.3. Función de Comunicaciones181
8.2.1.4. Función de Instrucción182
8.2.1.5. Función Logística183
8.2.1.6. Función de Información Pública185
8.3. Estados de Prevención de un Centro de Mando y Control186
8.3.1. Tipología de las crisis en función de su intensidad186
8.3.2. Estados de Prevención en el C2187
8.4. Personal en el C2187
8.5. Hablando de comunicaciones188
8.6. Partes que comprende un Centro de Mando y Control189
8.6.1. Sala de Operaciones189
8.6.2. Sala de Decisión194
8.6.3. Centro de Comunicaciones195
8.6.4. Sala de Apoyo195
8.6.5. Sala de Energía195
8.6.6. Sala de grupos electrógenos196
8.6.7. Entrada196
8.6.8. Otras configuraciones196
8.7. Ubicación de un Centro de Mando y Control199
8.8. Los Centros de Mando y Control y las situaciones de crisis199
CAPÍTULO 9º. EJEMPLO DE SITUACIONES DE CRISIS. CRISIS EN LA COMMERCIAL UNION  201
9.1. Causas de la crisis en la Commercial Union201
9.2. Filosofía de gestión de crisis por Commercial Union202
9.3. La gestión de la crisis durante las primeras horas204
9.4. Plan de situaciones de crisis de la Commercial Union208
9.5. Conclusiones210
CAPÍTULOPÁGINA
CAPÍTULO 10º. MÉTODO DE PLANEAMIENTO213
10.1. Introducción213
10.2. Planeamiento y Conducción215
10.3. Proceso continuo de planeamiento215
10.4. El inicio del planeamiento ¿Cuál es la misión?217
10.5. Síntesis del Método de Planeamiento.219
Capítulo 11º. SISTEMA DE CRISIS SANITARIA223
11.1. Preámbulo223
11.2. Orden del Ministerio de Sanidad223
11.3. Organización Mundial de la Salud (OMS)227
11.4. Las alertas sanitarias de la Unión Europea232
11.5. Situación del sistema de crisis sanitaria en 2012236
11.6. Sistema de crisis sanitaria en una comunidad autónoma248
11.7. Sistema de crisis sanitaria en un ayuntamiento251
11.8. Plan de Catástrofes Externas en un hospital254
11.8.1. Consideración previa254
11.8.2. Concepto de Catástrofe255
11.8.3. Concepto de Medicina de Catástrofe255
11.8.4. Definición de Plan de Catástrofes Externas256
11.8.5. Activación del Plan de Catástrofes Externas259
11.8.6. Planificación para preparar al hospital ante una catástrofe  259
11.8.7. Activación del dispositivo sanitarios262
11.8.8. Análisis de riesgos potenciales263
11.8.9. Recuento de medios y recursos263
11.8.10. Organización del sistema de catástrofes del hospital265
11.8.11 Función de Información267
11.8.12 Protocolos de actuación267
11.8.13. Organización del área de Urgencias268
CAPÍTULOPÁGINA
11.8.14. Organización del apoyo no asistencial269
11.9. Conclusiones al capítulo270
CAPÍTULO 12. MÉTODO DE PLANEAMIENTO PARA UN TURISMO DE CONGRESOS  273
12.1. Introducción273
12.2. Organismos internacionales vinculados con Málaga274
12.3. Método de Planeamiento277
12.3.1. Generalidades277
12.3.2. El proceso de la decisión279
12.4. Análisis de los factores de la decisión282
12.4.1. Estudio del ambiente282
12.4.2. Estudio del terreno285
12.4.3. Estudio de los riesgos291
12.4.4. Estudio de los medios disponibles294
12.5. Elaboración de líneas de acción304
12.6. La decisión308
12.7. Sistema de crisis que disponemos tras el método de planeamiento  310
12.7.1. Estructura del Sistema de Crisis310
12.7.2. Riesgos310
12.7.3. Indicadores de crisis311
12.7.4. Conducción de crisis312
12.7.5. Gabinete o Célula de crisis313
12.7.6. Planes de contingencia o de continuidad del negocio314
12.7.7. Principios del sistema de crisis314
12.7.8. Comunicación pública314
12.8 Conclusiones314
EPÍLOGO317
  
  

Economía y desigualdades sociales en el Mediterráneo

AEME comienza este año la serie de Ciclos dedicados a la Seguridad y Defensa con el Ciclo 7/21 dedicado a la Seguridad en el Mediterráneo 

El Mare Nostrum, en  términos de seguridad, se caracteriza por ser una región donde los conflictos presentan una dimensión multidireccional, la línea de fractura más evidente es la norte-sur, en la que coexisten unos países con un notable aislamiento internacional, otros con guerras o conflictos civiles junto a algunos más que se pueden considerar como países “fallidos”.
En la Directiva de Política de Defensa 2020, del pasado mes de agosto se señala al Mediterráneo como una región de especial interés para España, donde la estabilidad continúa amenazada por los desafíos del terrorismo, la criminalidad y la debilidad de algunos estados

El siguiente es el articulo noveno  del Ciclo 1/21

El título de este trabajo tan solo pretende ser una llamada de atención al lector interesado, en la medida que el alcance de su título, obviamente, sobrepasa con mucho los mejores intentos de estas escuetas líneas. No obstante, dado el contexto del nuevo ciclo de trabajos sobre Seguridad en el Mediterráneo en el que se enmarca, tan bien traído a colación en los momentos actuales, trata de ser una reflexión en la que se consideran aspectos poliédricos, pero importantes que deben tenerse en mente como referencia. Al menos, los referidos a la problemática entre el norte y el sur del mediterráneo, ya que, por razones de espacio, se dejan para otra ocasión los aspectos económicos y de seguridad asociados a su parte este, donde el canal de Suez, Turquía/Chipre, Siria, Líbano e Israel/Palestina y Oriente medio en general, son elementos también decisivos a tener muy en cuenta, dentro de la actual problemática existente.

Así, se pretende acotar algunos aspectos de la cuestión de la seguridad en el Mediterráneo, relacionada con la economía y con la desigualdades de renta existentes, especialmente tras los efectos generados por la pandemia de la Covid 19, echando una ojeada a los desequilibrios económicos, migraciones y desigualdades sociales, que subyacen entre dos importantes continentes separados por un mar, cuyos entornos geográficos, referidos a las costas norte y sur, bañan sus aguas, y sobre todo, teniendo muy presente que por tamaño, “África, no cabe en Europa”.

El Mediterráneo es un mar cruce de culturas milenarias, que hoy, separa una Europa desarrollada, con un fuerte dinamismo económico y con unos valores fundamentales consolidados, y un gran continente africano, donde su parte Norte, está acotada por Marruecos, y Egipto en sus extremos, países en rápida y dinámica consolidación económica, con Libia y Argelia, como sus principales países productores de petróleo, donde la primera, hoy por desgracias, tiene casi todos los perfiles de un estadio fallido, y con una Túnez, foco impulsor en su día de una efímera “primavera árabe”, pero que sigue aun buscando una nueva identidad con perfiles más democráticos. En cualquier caso, toda esa cuenca de países ribereños está actuando de forma decisiva como un freno muy a tener presente, frente a la presión migratoria de todo tipo hacia Europa del resto del continente africano (1).

Toda África suma más de 1.100 millones de habitantes, dispone de una clase media en creciente evolución, con un PIB del orden del 2,5 billónes de dólares y con un crecimiento demográfico que, según las estimaciones actuales, llevará a que en 2050 una de cada cuatro personas en el mundo será africana. Aun así, hoy África, pese a lo anterior, se puede decir que es un continente en conflicto, desestructurado, con enormes desigualdades y dificultades para salir adelante, con incipientes democracias, en general, débiles, donde los abusos de poder son constantes. Al mismo tiempo, dispone de una enorme cantidad de recursos y reservas naturales, muestra signos de una clara expansión económica, que es compatible hoy con un espacio político, donde la corrupción se da en múltiples formas, destacándose muy en particular, en el África subsahariana, según el Informe de Transparency International, de 2014 (2). Además, y junto a estos rasgos particulares, aparece otro muy relevante para la seguridad en el mediterráneo, según el índice de poder militar, y es la clara evidencia estadística de que sus gastos en defensa empiezan a superar en valor relativo a los países occidentales (3).

Respecto a la otra orilla mediterránea, la europea, se puede resaltar que es un espacio que dispone de principios basados en la dignidad de las personas, las libertades, la igualdad, la solidaridad, la ciudadanía, y, sobre todo, dispone de una justicia que posibilita una convivencia basada en el imperio de la ley. Ejercita un desarrollo económico y social equilibrado y sostenible, con capacidad de hacer frente a los retos de la globalización, particularmente los relacionados con la actual pandemia de la Covid 19. Un ejemplo concreto a este respecto, son las de medidas económicas con el denominado “Plan de Recuperación Europeo”, y su Mecanismo de Recuperación”. Aun así, el informe “The Global Economy in 2030: Trends and Strategies for Europe” identifica un conjunto de carencias para Europa y plantea diversos escenarios de futuro, pero la realidad apunta a que su capacidad de resiliencia es muy elevada, y las actuales fisuras en su cohesión, serán un revulsivo, para la superación. (4)

Las desigualdades de renta, en general, y las sociales en particular, suelen analizarse con una doble perspectiva. Por un lado, se toman como referencias comparativas el PIB o renta per cápita entre países, tanto los desarrollados, como aquellos considerados en vías de desarrollo. Así, se presta atención a las diferencias que mantienen en sus niveles de producción o renta per cápita, y la evolución de ésta, poniéndose especial atención en su mayor o menor grado de convergencia o distanciamiento. Por otro lado, el estudio de las desigualdades se suele orientar hacia el análisis de las particularidades de un país en concreto, y se focaliza en el análisis de los grados de distribución de los ingresos entre los miembros, al de nivel de acceso a la educación, en la capacidad y disponibilidad de sus servicios asistenciales y sanitarios, etc.

En los últimos años la pobreza extrema (persona que viven con menos de 1,25 dólares diarios de acuerdo con el Banco Mundial) se ha reducido de manera generalizada, según muestran los datos ofrecidos por las publicaciones basadas en el índice de Gini (5). No obstante, “A lo largo de la historia, las pandemias han sido uno de los fenómenos que más han repercutido en la distribución de los ingresos y la riqueza de las sociedades. Tanto es así, que la mayoría han conllevado un aumento pronunciado de las desigualdades”. Sin embargo, “los sistemas de protección sociales del pasado nada tienen que ver con los mecanismos que provee el estado de bienestar moderno, en el contexto de las políticas públicas que se están llevando a cabo” (6).

Entre los analistas y académicos hay coincidencia en considerar que la Covid 19, ha sido y sigue siendo, un elemento acelerador de tensiones, con múltiples efectos asociados a los desequilibrios y amenazas que estaban latentes en un mundo cada vez más globalizado. Informes relativamente recientes, parecen apuntar a que en la actualidad, se está produciendo una mejora en los índices de desigualdad entre los países del mundo en cuanto a su niveles de renta, sin embargo se detecta también, que a nivel país, se observa un incremento en las desigualdades entre los estratos de mayor nivel de renta y los más bajos, y consecuentemente, en las diferentes oportunidades para tener un acceso equitativo a la educación, la sanidad y la mayoría de los servicios básicos (The World Inequality Report 2018).

A modo de epilogo, y como afirma Thomas Piketty, “la historia de la distribución de la riqueza es siempre profundamente política y no podría resumirse en mecanismos puramente económicos”, al tiempo que señala que” la historia de las desigualdades depende de las representaciones que se hacen los actores económicos, políticos y sociales, de lo que es justo y no lo es, de las relaciones de fuerza entre esos actores y de las elecciones colectivas que resultan de ello” (7). Concluimos, en cualquier caso, resaltando que tenemos el convencimiento de que a pesar de los desequilibrios y amenazas que se perciben en torno a la seguridad en el Mediterráneo y los riesgos que subyacen, Europa desempeñará un papel de liderazgo en su gestión, y estará sustentado en sus valores occidentales, que serán una referencia solida en el mundo actual, a pesar de sus elevadas cotas de volatilidad e impredecibilidad.

Referencias

(1) Olier, Eduardo (2016), “Los Ejes del Poder Económico” Edit. Pearson

(2) www.transparency.org/cpi2014.

(3) www.Globalfirepower.com/countries-listing.asp.

(4) Olier, Eduardo (2018) “Guerra Económica Global” Edit. Tirant lo blanch

(5) Olier, Eduardo (2016), “Los Ejes del Poder Económico” Edit. Pearson

(6)  Dosier “El impacto de la Covid 19 en la desigualdad en España” (2021). www.inequality-tracker.caixabankresearch.com

(7) Piketty, Thomas (2014), “El capital en el Siglo XXI”, Fondo de Cultura Económica.

José Lorenzo Jiménez Bastida. General de División del Cuerpo de Intendencia EA, r

 Doctor en Ciencias Económicas (Análisis Económico Internacional)

   Asociación Española de Militares Escritores

https://www.diariocritico.com/opinion/aeme/economia-y-desigualdades-sociales-en-el-mediterraneo

https://lacritica.eu/noticia/2357/aeme/21-la-seguridad-en-el-mediterraneo/economia-y-desigualdades-sociales-en-el-mediterraneo.html

Decreto-ley 4/2021, de 23 de marzo, por el que se adoptan diversas medidas, con carácter urgente y extraordinario, como consecuencia de la situación ocasionada por el coronavirus (COVID-19), y se modifican otras disposiciones normativas.

La llegada del coronavirus (COVID-19) que derivó de la declaración de pandemia por parte de la OMS hace ya más de un año, el 11 de marzo de 2020, ha supuesto un gran reto para el mundo. Para limitar sus efectos negativos en la salud de las personas ha sido necesario adoptar severas medidas limitando la movilidad de las personas. El pasado 25 de octubre el Gobierno de la Nación aprobó el Real Decreto 926/2020, por el que se declara el estado de alarma para contener la propagación de infecciones causadas por el SARS-CoV-2, con el fin de hacer frente a la tendencia ascendente del número de contagios y casos confirmados de coronavirus (COVID-19) así como contener la progresión de la enfermedad y reforzar los sistemas sanitarios y sociosanitarios. De conformidad con lo dispuesto en el artículo 2.2 del citado Real Decreto, en cada comunidad autónoma y ciudad con estatuto de autonomía, la autoridad competente delegada será quien ostente la presidencia de la comunidad autónoma o ciudad con estatuto de autonomía, en los términos establecidos en dicho Real Decreto. Por su parte el apartado 3 del referido artículo establece que las autoridades competentes delegadas quedan habilitadas para dictar, por delegación del Gobierno de la Nación, las órdenes, resoluciones y disposiciones para la aplicación de lo previsto en los artículos 5 a 11. Posteriormente, el pasado 3 de noviembre se aprobó el Real Decreto 956/2020, por el que se prorroga el estado de alarma declarado por el Real Decreto 926/2020, de 25 de octubre, que extiende la aplicación de las medidas establecidas desde las 00:00 horas del día 9 de noviembre de 2020 hasta las 00:00 horas del día 9 de mayo de 2021.

Leer el Decreto-Ley de la Junta de Andalucía en el siguiente enlace.

https://www.juntadeandalucia.es/boja/2021/525/BOJA21-525-00083-5396-01_00189290.pdf?utm_campaign=decreto-ley-medidas-y-modificaciones-normativas_2&utm_medium=email&utm_source=acumbamail

Este Decreto contiene el desarrollo legislativo de algunas de las medidas que acordamos en el ámbito del diálogo social el pasado lunes 22 de marzo, con la firma del Acuerdo Andaluz de Medidas Extraordinarias en el marco de la Reactivación Económica y Social.

En concreto:
– Medidas extraordinarias para el sector turístico, con tres líneas de subvenciones (art. 1 y sgs)
  o Ayudas a empresas organizadoras de actividades de turismo activo
  o Ayudas a casas rurales
  o Ayudas a guías de turismo

– Medidas para el mantenimiento del empleo asalariado en empresas afectadas por un ERTE tras la declaración del estado de alarma (art. 25 y sgs.)

– Medidas para compensar la pérdida de renta de las personas trabajadoras por cuenta ajena afectadas por ERTE y las fijas discontinuas (art, 47 y sgs). Esta medida no tiene como destinataria a la empresa.

Asimismo, se incluyen otras medidas de interés empresarial:

– Bonificación de la tasa fiscal sobre juegos (art. 55)
– Medidas para escuelas hogar y centros concertados de educación especial o con planes de compensación educativa para la prestación del servicio de comedor escolar (art. 56).

También en las Disposiciones Finales se contienen cambios normativos que afectan a sectores empresariales, en concreto se modifican:

– Decreto de Hoteles (Disposición Final primera, pág. 59)
– Bono Turístico (Disposición Final tercera pág. 61)
– Campamentos turísticos (Disposición Final cuarta, pág. 63)
– Audiovisual (Disposición Final séptima, pág. 65)

El resto de disposiciones finales hacen referencia a cambios normativos de mayor contenido técnico jurídico sobre subvenciones en el litoral en el marco de los PDR, contabilidad de las entidades del sector público y derecho sancionador en materia COVID,

¿Qué fracasó en la estrategia de vacunación europea y cómo pueden rectificarse los errores?

La cumbre de jefes de Estado y gobierno europeos que se celebra este jueves y viernes aborda una cuestión en la que han pasado del optimismo a la frustración en lo poco que va de 2021. Se trata del plan de vacunación lanzado por la Comisión Europea el año pasado, que se ha encontrado con importantes retrasos e incumplimientos en el suministro de vacunas. A día de hoy, los Estados miembros no logran mantener un ritmo de vacunación comparable al de países como Reino Unido o Estados Unidos, debido sobre todo a la lentitud de la distribución. Preguntamos a diferentes expertos por qué se atascó la estrategia europea y cómo puede enderezarse.

Opinan: Laura Ballarín, Enrique Feás, Raquel González, Jeffrey V. Lazarus, Stefan Lehne, Javier Padilla, Niclas Frederic Poitiers y Adrián Alonso Ruiz.