Etiqueta: EE.UU.

La elección de Kishida y la política exterior de Japón

No cabe esperar grandes cambios en la política exterior de Kishida: el país seguirá bajo el paraguas de seguridad de EEUU y reafirmado en su compromiso con los valores de la democracia liberal frente al auge chino. La geopolítica siempre impone su lógica y Japón no es una excepción.

JOSEP PIQUÉ |  11 de noviembre de 2021

Kishida se reúne con el comandante de EEUU en el Indo-Pacífico, el almirante de John C. Aquilino, en la residencia oficial del primer ministro japonés en Tokio, el 11 de noviembre de 2021. ISSEI KATO/POOL/AFP/GETTY

Las recientes elecciones parlamentarias en Japón han reeditado la tradicional mayoría del Partido Liberal Democrático (PLD), en los últimos años coaligado con el Partido Komeito, de origen budista. El PLD lleva gobernando Japón desde la recuperación de sus instituciones soberanas después del final del “protectorado” estadounidense (con el general MacArthur al frente) a raíz de la derrota y la rendición incondicional de Japón en la Segunda Guerra Mundial, tras los ataques nucleares a Hiroshima y Nagasaki. El PLD solo ha estado fuera del gobierno en cortas excepciones (1992-93 y 2009-12) y, en general, han sido poco exitosas.

La política exterior de Japón ha ido evolucionando en función de las posiciones del PLD en cada momento, de la realidad geopolítica de Japón en su entorno regional y de su papel como gran potencia económica “occidental” (formando parte desde el principio del G7). La posición de Japón viene dada por su derrota en 1945 y los límites constitucionales impuestos por Estados Unidos, pero también por una opinión pública pacifista y nada favorable a un incremento de la relevancia del país en los asuntos internacionales, más allá de la defensa de los intereses económicos. De hecho, el concepto de autodefensa, recogido en el artículo 9 de la Constitución, parte de la renuncia a la guerra, circunscribiendo la defensa nacional a las agresiones exteriores directas, incluyendo la contención de gastos militares para evitar recelos de otros países y la subordinación estratégica a EEUU.

La estrecha alianza con Washington y la aceptación del paraguas nuclear norteamericano permitieron a Japón desarrollar una política exterior fundamentalmente orientada a promover sus intereses económicos, empresariales y comerciales, convirtiendo la economía japonesa en la segunda del mundo hasta la irrupción de China. No obstante, sigue siendo la tercera y lo será por mucho tiempo, a pesar del estancamiento económico de las últimas tres décadas. De ahí que su política exterior sea poco asertiva y esté concentrada en reducir tensiones que pudieran poner en riesgo su progreso económico, siendo un factor de estabilidad en Asia Oriental.

«Japón sigue siendo la tercera economía del mundo y lo será por mucho tiempo, a pesar del estancamiento económico de las últimas tres décadas»

Todo eso ha cambiado por diversos motivos. El primero es la creciente agresividad de China, con un claro afán de dominio sobre Asia, desplazando a EEUU como potencia clave en la región. La actitud de Pekín afecta a Japón directamente por reivindicaciones territoriales sobre las islas Senkaku (Diaoyu para los chinos), pero también por la amenaza de limitar la libre circulación en el mar de China Meridional y, por ende, el acceso al estrecho de Malaca, absolutamente vital para el comercio internacional de Japón.

Es por ello, que Shinzo Abe puso en marcha el concepto de “Free and Open Indo-Pacífic”, rápidamente endosado por EEUU y que incluye mecanismos hasta ahora informales de encuentro con otros países que comparten las mismas amenazas, como los incluidos en el QUAD (formado por Japón, EEUU, Australia e India). Dicho mecanismo va dotándose de contenido y ha recibido el nítido respaldo del presidente de EEUU, Joe Biden, que reunió en septiembre en Washington a los máximos dirigentes de esos países. El QUAD incluye maniobras militares navales conjuntas tanto en el Pacífico como en el Índico, en un claro indicio de ir más allá de la mera cooperación informal, incluso llegando a una Alianza Indo-Pacífica asimilable a la Alianza Atlántica.

El segundo factor de riesgo para Japón es Corea del Norte y su capacidad de ataque nuclear, que afectaría directamente a territorio japonés. Es cierto que el régimen norcoreano tiene su propia dinámica (la capacidad de disponer de armamento nuclear se considera como esencial para la supervivencia del régimen y la dinastía de los Kim), pero también lo es que esa supervivencia es vital para China, que no desea bajo ningún concepto que su frontera actual con Corea del Norte se transforme en una frontera con una República de Corea reunificada y estrecha aliada de EEUU.

Fuente: Council on Foreign Relations

El tercer factor es más histórico y se refiere a la relación con Rusia, cada vez más orientada a una alianza estratégica con China. De hecho, en general, ambos países han mantenido buenas relaciones. Establecieron relaciones diplomáticas en 1852 y en 1855 firmaron el tratado de Shimoda, que abría al comercio bilateral varios puertos japoneses. Es interesante remarcar que estos vínculos se crearon durante el “shogunato”, un periodo de aislamiento y de caudillos militares que solo formalmente se sometían a la autoridad del emperador.

Esa situación cambia a partir de la Restauración Meiji, en 1868, cuando se reafirma la autoridad real del emperador y se acomete la Revolución Industrial que cambiaría completamente la capacidad económica de Japón, convirtiéndolo en un país “occidental” con voluntad de proyectar su influencia más allá de su archipiélago y, en especial, sobre Manchuria y la península coreana. Ello chocó con los intereses rusos y desembocó en 1904 en la guerra Ruso-Japonesa. Para estupefacción de Occidente, la guerra fue claramente ganada por Japón, que destruyó buena parte de la flota rusa. Sin embargo, pronto volvió la cooperación, básicamente económica, que quiebra con la Revolución Rusa de 1917 y luego con la Segunda Guerra Mundial. De hecho, la Unión Soviética no declara la guerra a Japón hasta prácticamente el final de la contienda, en los días previos a la rendición incondicional. Es entonces cuando aprovecha para hacerse con el control de las islas Kuriles, que Japón sigue reivindicando como propias, por lo menos parcialmente. Tal contencioso ha impedido hasta ahora la firma de un tratado de paz entre ambos Estados y ha entorpecido las relaciones bilaterales.

Después de la llegada de Vladímir Putin al poder, Rusia y Japón han trabajado en la mejora de sus relaciones económicas. Para Moscú, el acceso al mercado japonés de sus exportaciones energéticas y la cooperación tecnológica e inversora son clave para contrarrestar su progresiva dependencia de China y dinamizar el territorio de Siberia Oriental, escasamente poblado, y que contrasta con la enorme presión demográfica de China, al otro lado de la frontera. Difíciles equilibrios tanto para Rusia (y su relación con China) como para Japón (que basa su seguridad en la estrecha alianza con EEUU).

«Abe incrementó sustancialmente los presupuestos de defensa y adoptó una política exterior más asertiva, más acorde con la importancia económica del país y cada vez más alineada con EEUU, con quien comparte un adversario común como China»

Esas diferentes circunstancias del entorno geopolítico llevaron a Abe a replantear el concepto de “autodefensa colectiva”, considerando como tal cualquier amenaza no solo contra Japón, sino a cualquiera de sus aliados, incrementando sustancialmente los presupuestos de defensa y adoptando una política exterior más asertiva, más acorde con la importancia económica del país y cada vez más alineada con EEUU, con quien comparte un adversario común como China y el riesgo estratégico que supone Corea del Norte.

Por otra parte, tales preocupaciones llevan a Japón a mantener una ambigüedad calculada en sus relaciones con Rusia, con el objetivo –probablemente compartido– de debilitar su dependencia cada vez mayor de China.

Esa política exterior más asertiva se refleja también en el ámbito económico y comercial. Japón ha firmado un Acuerdo de Asociación Estratégica con la Unión Europea, reconociéndose mutuamente como miembros de Occidente, en términos de valores comunes y compartidos. También ha impulsado la Asociación Económica Integral Regional (RCEP), que incluye a la propia China, pero también a Corea y a varios países de la región indo-pacífica, aunque, lamentablemente, India se ha acabado descolgando. Y last but not least, ha dado continuidad al Tratado Transpacífico (TTP) –frustrado tras la retirada de EEUU con la llegada de Donald Trump–, convertido hoy en el Acuerdo General y Progresivo de Asociación Transpacífica (CPTPP).

Por todo ello, no es previsible que el nuevo primer ministro japonés, Fumio Kishida –ministro de Asuntos Exteriores con Abe y con el efímero mandato de Yoshihide Suga–, cambie los vectores básicos de la actual política exterior japonesa. Entre otras cosas porque el escenario geopolítico deja escasos márgenes de maniobra, una vez Japón ha optado por la garantía de seguridad de Washington y ha reafirmado su compromiso con los valores de la democracia liberal, frente a los perjuicios económicos y comerciales que puede ocasionarle el progresivo alejamiento de China.

El cambio más perceptible puede darse en el ámbito de la política interna y, en particular, la política económica, aunque de nuevo los márgenes de maniobra son limitados. Pero todo apunta a una clara continuidad de la política exterior, de seguridad y de defensa impulsados por Abe, especialmente en su segundo y largo mandato.

La geopolítica impone su lógica. Y Japón no es una excepción.

FUENTE ORIGINAL:

La elección de Kishida y la política exterior de Japón | Política Exterior (politicaexterior.com)

¿Cómo se podría haber evitado la conquista talibana de Afganistán?

En el EEUU de hoy, hay voces que dicen que fue un error involucrarse en lo que ellos llaman “construcción de nación” inmediatamente después del acuerdo de Bonn.

Por Carl Bildt*

30/08/2021 – 05:00

El 20 aniversario del atentado terrorista del 11-S coincidirá ahora con la consolidación del segundo Emirato talibán en Afganistán, bienvenido por mensajes jaculatorios de Al Qaeda. ¿Se podría haber evitado? ¿U Occidente y la comunidad internacional estuvieron siempre encaminados a la derrota desde el momento en que Estados Unidos derrocó el régimen talibán en un ataque relámpago a finales de 2001? ¿Se perdieron las oportunidades para un arreglo político estable, ya sea por defecto o por diseño?

Hay obviamente lecciones que debemos aprender, aunque auguro una feroz controversia sobre cuáles son exactamente esas lecciones en los próximos años.

Bienvenido Mr. Talibán: la geopolítica pospandémica pasa por el tablero afganoE. Andrés Pretel A. Alamillos

Quizá la oportunidad más importante que se dejó pasar fue justo después de la partida de las últimas fuerzas soviéticas en febrero de 1989. Hubo propuestas entonces para un acuerdo patrocinado por la ONU entre lo que quedaba del régimen de Najibulá y los diferentes grupos antisoviéticos muyahidines. Pero quedaron en nada, rechazado principalmente por Estados Unidos y Pakistán.https://d-31693348683385083089.ampproject.net/2108132216000/frame.html

Por supuesto, nunca se sabrá si hubo otra oportunidad para un arreglo más estable justo después del derrocamiento del régimen talibán 12 años después. En teoría, habría tenido sentido intentar incluir también a los talibanes en un acuerdo político inclusivo. Pero Estados Unidos difícilmente habría aceptado esto, y los grupos de la Alianza del Norte estaban ansiosos por hacerse con todo el poder que pudieran.

El acuerdo salido de la conferencia de Bonn marcó el rumbo de los años venideros. Su esencia era un sistema presidencial altamente centralizado, estructuras dominadas por la antigua Alianza del Norte y una continua dependencia de los viejos señores de la guerra regionales que habían sido impulsados y financiados por las sacas de dólares de la CIA.

Putin teme la desestabilización talibana de Asia CentralJavier Espadas. Moscú

En el EEUU de hoy, hay voces que dicen que fue un error involucrarse en lo que ellos llaman “construcción de nación” inmediatamente después del acuerdo de Bonn. Pero lo que sucedió fue más bien al revés. Estados Unidos se resistió activamente a un enfoque más ambicioso para ayudar al país, centrándose en cambio en su propia operación antiterrorista y, a lo sumo, aceptando alguna ‘reconstrucción’. Esto llevó, en contra del consejo de muchos, a una presencia internacional muy escasa con fuerzas de asistencia de seguridad limitadas solo a Kabul. Estos fueron los años de Donald Rumsfeld y, en la medida en que hubo una atención sostenida de Estados Unidos en Afganistán (antes de que la guerra en Irak se la robara toda), se centró en la operación antiterrorista Libertad Duradera.

Pero estos años iniciales fueron el periodo en el que quizás hubiera sido posible un acuerdo político más amplio y duradero. En su ausencia, y como reacción a los otros fracasos de este periodo, entre ellos la dependencia de los viejos señores de la guerra, los talibanes comenzaron su regreso en 2005 y empezó la nueva guerra en Afganistán.

Los años siguientes fueron de altibajos, con los esfuerzos internacionales dependientes en gran medida de los cambios en las políticas de Washington. Los países europeos desempeñaron un papel clave en los esfuerzos de seguridad de la OTAN y gradualmente se convirtieron en dominantes en la financiación de los diferentes esfuerzos civiles. Las decisiones políticas para Afganistán se establecían casi exclusivamente en Washington, impulsadas por una mentalidad militar​ estadounidense no siempre en sintonía con enfoques más europeos.

Las decisiones políticas para Afganistán se establecían casi exclusivamente en Washington, impulsadas por una mentalidad militar

Con la excepción parcial de Londres, ninguna capital europea hizo ningún esfuerzo serio para influir en la política estadounidense sobre Afganistán durante estos años. Afganistán nunca ocupó un lugar destacado en la agenda de la UE, ya que se suponía implícitamente que todo era responsabilidad de la OTAN. Las visitas del alto representante de la UE a Kabul fueron extremadamente raras.

La política estadounidense no fue de ninguna manera coherente. Varias doctrinas iban y venían. Durante su periodo como comandante de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad, David Petraeus creía que la victoria vendría a través de una política de asesinatos selectivos de comandantes talibanes a través de controvertidas «redadas nocturnas». Richard Holbrooke, como representante especial de Estados Unidos, abogó por un proceso político con los talibanes, incluido el acercamiento a Irán.

Al final, ninguno de los dos enfoques dio resultados. Las redadas nocturnas probablemente fueron contraproducentes, ya que alienaron a muchos afganos, y ciertamente no faltaron nuevos reclutas para llenar los vacíos en las filas talibanas que dejaron los muertos. Y los esfuerzos para establecer un proceso político fueron derribados en Washington, donde existía la creencia de que los talibanes primero debían ser derrotados, o al menos reducidos en tamaño.

Las últimas horas de Kabul, en primera persona desde el Palacio PresidencialAlicia Alamillos

A menudo, era una guerra de alta tecnología contra una insurgencia de baja tecnología. Los ataques aéreos de cazas desde el Golfo o desde portaaviones ciertamente podrían ser tácticamente efectivos. Pero los llamados ‘daños colaterales’ aumentaron el resentimiento entre la población. Y fue muy caro; evidentemente, toda esta alta tecnología no venía gratis.

Y luego estaba la naturaleza de la política del propio Afganistán. Las elecciones presidenciales se convirtieron en graves crisis que trastocaron y deslegitimaron el propio sistema político. Y las vastas entradas de dinero en un país que carece de la experiencia o de las estructuras para lidiar con él estaban destinadas a fomentar, y lo hicieron, un clima de corrupción.

La abrumadora presencia militar internacional durante el llamado ‘incremento’ (‘surge’) de Obama en 2009 y 2010 fue claramente insostenible y probablemente contraproducente. Se inició un proceso de reducción gradual de la presencia internacional y entrega de responsabilidades a las autoridades afganas. Solo entonces se dio peso a los esfuerzos por buscar un arreglo político. Si se hubiera hecho antes de que se señalara la retirada, la posibilidad de progreso podría haber sido mayor.

La OTAN terminó su misión de combate en 2015, aunque continuó el entrenamiento y el apoyo, y las fuerzas afganas se volvieron aún más dependientes del poder aéreo estadounidense y de contratistas estadounidenses de diferentes tipos.

¿Cómo 75.000 talibanes han recuperado en seis semanas lo que perdieron en 20 años?Alicia Alamillos

Se puede argumentar que todo estaba, paso a paso, en camino hacia algo que podría haber sido sostenible hasta que fuera posible un arreglo político más amplio e inclusivo. Cuando los soviéticos se marcharon en 1989, el régimen permaneció en su lugar, cambió sus colores de comunista a nacionalista y se mantuvo durante algunos años. Cayó cuando desaparecieron la Unión Soviética y su apoyo financiero, y cuando no hubo un acuerdo político más amplio.

Pero, en última instancia, fue la política divisoria de Washington, no la política corrupta de Kabul, la que allanó el camino hacia el desastre que estamos presenciando.

Fue la política divisoria de Washington, no la política corrupta de Kabul, la que allanó el camino hacia el desastre

Donald Trump quería salir de Afganistán, así como de casi todos los demás lugares donde Estados Unidos tenía presencia militar. Fue debido al temor a que se despertara una mañana y ordenara una retirada inmediata que se firmó el infame acuerdo de Doha de febrero de 2020. No fue un acuerdo de paz, sino un acuerdo de retirada, y, además de eso, abandonó ‘de facto’ al Gobierno afgano y cualquier intento serio de proceso político.

Lo que comenzó Trump, lo concluyó Joe Biden. El 14 de abril, anunció que todas las fuerzas estadounidenses restantes deberían estar fuera para el 11 de septiembre. Pero las consultas con los aliados fueron incluso más inexistentes que cuando Trump selló el acuerdo de Doha. Tuvieron que leerlo en la prensa.

Pero Afganistán no era solo un problema de Estados Unidos. En ese momento, las fuerzas estadounidenses en la misión de la OTAN constituían un poco más de una cuarta parte del total. Las contribuciones de la Unión Europea y sus Estados miembros a los esfuerzos económicos y civiles fueron más del doble que las de Estados Unidos.

¿Qué es el ISIS-K? La filial afgana del Daesh que ve a los talibanes como traidores al islamAlejandro Requeijo Alicia Alamillos

En aquel momento, todavía existía la posibilidad de que la salida de Estados Unidos fuera algo mejor que la salida de la Unión Soviética. Pero esto habría requerido una estrategia política concertada para manejar la política de la retirada y, más aún, la política de la pos-retirada. Podría haber funcionado. Las evaluaciones de inteligencia filtradas de que el régimen podría sobrevivir algún periodo no eran necesariamente erróneas. Pero evidentemente carecían de una evaluación de la política del propio Estados Unidos y su efecto sobre la moral y la confianza en Afganistán.

Después del colapso, tanto Biden como el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, han culpado de todo a Afganistán y al Ejército afgano.

La salida de Estados Unidos de Afganistán resultó ser mucho peor manejada que la salida soviética

Pero la fuerza de un Ejército no es principalmente la fuerza de sus armas, sino la fuerza de su moral y su confianza en una eventual victoria. El Ejército afgano claramente tenía lo primero, pero perdió casi todo lo segundo cuando comenzaron a fluir mensajes estadounidenses instando a los estadounidenses a salir del país lo antes posible.

Los dignatarios extranjeros se apresuraron a ir a Doha para reunirse con los talibanes mientras nadie se presentaba en Kabul, donde, como era de esperar, la sensación de traición se estaba haciendo más fuerte. Evidentemente, ese mensaje se leyó alto y claro en las filas de las fuerzas de seguridad afganas.

Entonces todo fue mucho más lejos de lo que incluso los talibanes habían previsto. En cierto modo, fue una reversión de lo que experimentaron con el rápido colapso de su régimen hace dos décadas.

Un final ignominioso

El régimen afgano colapsó cuando Estados Unidos envió la señal de que se lavaba las manos, y finalmente se evaporó el 15 de agosto. Al no haberse preparado para este escenario, EEUU acabó con la humillación de tener que pedir permiso a los talibanes para quedarse unos días para sacar al menos a algunas personas.

Fue un final tan ignominioso como se puede imaginar. La salida de Estados Unidos de Afganistán resultó ser mucho peor manejada que la salida soviética.

¿Había alguna alternativa?https://14cc325d014b74041bbffa13caf110ea.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-38/html/container.html?n=0

Claramente, Biden quería salir de Afganistán y no le importaban demasiado los métodos ni las consecuencias. Esta era una ‘guerra eterna’, y no quería nada de eso.

Veinte años es mucho tiempo en la impaciente esfera política de Estados Unidos, pero no cuando se trata de ayudar a construir un Estado funcional, un Ejército razonable y una nación más estable. El éxito estratégico en situaciones como estas solo se logra con paciencia estratégica, y eso es lo que Estados Unidos perdió.

El reto de la paciencia estratégica: tres lecciones de la caída de AfganistánJean-Marie Guéhenno*

Pero no debería haber sido imposible mantener una presencia de seguridad reducida centrada en Kabul y mantener un mensaje firme a los talibanes de que se mantendría hasta que hubiera un arreglo político creíble e inclusivo. Pero, que yo sepa, ningún Gobierno puso tal opción sobre la mesa para su discusión. Parece que Afganistán ni siquiera estaba en la agenda de ninguna de las reuniones de la UE después del dramático anuncio estadounidense de abril.

Ahora estamos donde estamos.

Para el 11 de septiembre, quizá sepamos si existe algún tipo de régimen semi-inclusivo en Afganistán, aunque en esencia dominado por los victoriosos talibanes, o si el país habrá entrado en una nueva fase larga de conflicto renovado y desesperación cada vez más profunda. No debemos olvidar que el país también se enfrenta a una sequía horrible, una pandemia devastadora, un desastre humanitario y un sistema financiero que colapsa.

En cuanto a las consecuencias más amplias para el desorden global y para Europa, es un tema para hablar, mucho más ampliamente, en otra ocasión.

* Carl Bildt es ex primer ministro y exministro de Exteriores de Suecia. Artículo publicado originalmente en el European Council for Foreign Relations, con el título «Afghanistan: How it could have been different».

https://www.elconfidencial.com/amp/mundo/europa/2021-08-30/evitar-conquista-taliban-afganistan_3256214/?__twitter_impression=true&s=03

¿Vuelve la «guerra fría»? ¿EE.UU y Rusia quieren volver a la bipolaridad? Occidente debe apostar por la multilateralidad

Los medios «acusan» a Joe Biden de haber iniciado una nueva «guerra fría», por haber llamado «asesino» a Vladimir Putin, establecer sanciones de distintos tipos con Rusia y expulsar a varios diplomáticos rusos en Washington. Los medios se olvidan que las provocaciones las inició Putin, y Occidente, aparte de buenas palabras y aparentes amenazas, permitió que Rusia se «tragara» a Crimea y el este de Ucrania.

Ucrania está pendiente de su entrada en la OTAN, al igual, aunque más distantes en el tiempo otras antiguas repúblicas soviéticas del Cáucaso. Si se aprueba la entrada de Ucrania, una nación que se encuentra «en guerra» con otra, podría reclamar el artículo 5º del Tratado del Atlántico Norte, que dice lo siguiente:

Las Partes acuerdan que un ataque armado contra una o más de ellas, que tenga lugar en Europa o en América del Norte, será considerado como un ataque dirigido contra todas ellas, y en consecuencia, acuerdan que si tal ataque se produce, cada una de ellas, en ejercicio del derecho de legítima defensa individual o colectiva reconocido por el artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas, ayudará a la Parte o Partes atacadas, adoptando seguidamente, de forma individual y de acuerdo con las otras Partes, las medidas que juzgue necesarias, incluso el empleo de la fuerza armada, para restablecer la seguridad en la zona del Atlántico Norte. Cualquier ataque armado de esta naturaleza y todas las medidas adoptadas en consecuencia serán inmediatamente puestas en cono-cimiento del Consejo de Seguridad. Estas medidas cesarán cuando el Consejo de Seguridad haya tomado las disposiciones necesarias para restablecer y mantener la paz y la seguridad internacionales.

La OTAN y Rusia no pueden tensar tanto las relaciones entre ambos, la Unión Europea y China tienen mucho que opinar y a nadie le interesa un conflicto armado, aunque sea de carácter limitado.

Los medios se hacen eco de la noticias:

https://www.elcomercio.es/internacional/eeuu/biden-resucita-guerra-fria-rusia-20210415220525-ntrc.html

https://elpais.com/internacional/2021-04-16/macron-y-merkel-arropan-al-presidente-ucranio-en-plena-tension-entre-rusia-y-la-otan.html

https://www.lavanguardia.com/internacional/20210416/6887808/putin-biden-rusia-eeuu-guerra-fria-tension-sanciones.html

Se va rebajando la tensión entre Occidente y Estados Unidos con Irán

EE. UU. plantea quitar parte de las sanciones a Irán, hoy con nuevas centrifugadoras nucleares

https://www.france24.com/es/medio-oriente/20210410-eeuu-parte-sanciones-iran-centrifugadoras-acuerdo-nuclear

Primera semana de negociaciones Irán-Estados Unidos

Irán activa nuevas centrífugas de enriquecimiento de uranio

Teherán no tiene intenciones de detener su programa nuclear sin que antes Estados Unidos levante las sanciones impuestas por Donald Trump.

https://www.dw.com/es/ir%C3%A1n-activa-nuevas-centr%C3%ADfugas-de-enriquecimiento-de-uranio/a-57154288

Irán tensa la cuerda en el reinicio de la negociación nuclear con EE.UU.

24 horas después de concluir la primera ronda de reuniones en Austria, el presidente Hasán Rohani anunció la puesta en marcha de nuevas centrifugadoras que les permitirán enriquecer uranio a mayor velocidad

https://www.abc.es/internacional/abci-iran-tensa-cuerda-reinicio-negociacion-nuclear-eeuu-202104101936_noticia.html

La «preocupante» escalada de tensión en la frontera entre Ucrania y Rusia en la que Moscú ha vuelto a desplegar tanques y tropas

10.04.2020 EE UU pide a Rusia que explique «al mundo» la acumulación de tropas en Ucrania

https://www.diariosur.es/internacional/pide-rusia-explique-20210411002258-ntvo.html

Una de las zonas más inestables del mundo tiembla otra vez ante el avance de los tanques de Rusia.

Desde finales de marzo, imágenes de satélite y videos filtrados en redes sociales comenzaron a mostrar un amplio despliegue de artillería pesada y tropas rusas hacia la región del Dombás, en el área fronteriza en el este de Ucrania, donde se inició en 2014 un conflicto que todavía no ha terminado.

De acuerdo con el grupo de investigación Conflict Intelligence Team, el Kremlin no solo ha transportado fuerzas militares a la zona, sino que también ha instalado numerosos campamentos en la frontera.

https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-56610286

https://www.elcomercio.es/internacional/maxima-tension-rusia-ucrania-20210407234248-nt.html?ref=https:%2F%2Fwww.google.com%2F

Nuevo foco de tensión en Oriente Medio: Jordania. China y Teherán unen sus fuerzas

El ex príncipe heredero de Jordania, Hamza bin Hussein, ha denunciado este sábado que se encuentra «bajo arresto domiciliario» en su palacio de Amán después de que el ejército le acusara de actividades contra «la seguridad del reino» y alentar un golpe de Estado contra su hermano el rey Abdalá.

En un video transmitido a la BBC, el príncipe Hamza asegura que el jefe del Estado Mayor del ejército fue a su casa y le dijo que «no estaba autorizado a salir de ella». Niega además haber participado en un complot y acusó a las autoridades de su país de «corrupción» y de «incompetencia».

Antes, la agencia de prensa oficial Petra informó que las autoridades habían detenido al ex asesor del rey Basem Awadalá y a un número indeterminado de personas por «motivos de seguridad». El diario estadounidense Washington Post afirma que se trata de un complot para derrocar al rey.

En un comunicado, el jefe del Estado Mayor jordano, el general Yusef Huneiti, aseguró que al príncipe Hamza «se le solicitó que cesara algunas actividades que podrían utilizarse para socavar la estabilidad y seguridad del reino», pero desmintió su detención.

«Nadie está por encima de la ley. La seguridad y la estabilidad de Jordania pasan por encima de todo», dijo el general Huneiti. «Se han tomado todas las medidas en el marco de la ley y tras una investigación exhaustiva», añadió.

En unos videos publicados en internet, se apreciaba un gran despliegue policial en el área de Dabuq, cerca de los palacios reales.

Según el Washington Post, el príncipe Hamza es objeto de una investigación después «del descubrimiento de lo que los funcionarios de palacio describieron como un complot complejo y de gran alcance» para derrocar al rey Abdalá II.

Este complot «incluía al menos a otro miembro de la familia real de Jordania, así como a líderes tribales y miembros del aparato de seguridad del país», según el periódico, que cita a un responsable de inteligencia de Oriente Medio.

«No formo parte de ningún complot ni de ninguna organización delincuente», se defiende el príncipe Hamza en el vídeo, lamentando que ya no se pueda, según él, opinar o criticar a las autoridades «sin ser intimidado, acosado o amenazado».

Según el ex heredero, las autoridades jordanas piensan que «sus intereses personales, sus intereses financieros, su corrupción es más importante que la vida, la dignidad y el futuro de los diez millones de personas que viven aquí».

«Desgraciadamente, este país se ha hundido en la corrupción, el nepotismo y la mala administración, y esto ha causado abatimiento o pérdida de la esperanza».

Hamza es el hijo mayor del rey Husein, fallecido en febrero de 1999, y de su esposa estadounidense, la reina Noor (su nombre de soltera era Lisa Halaby).

Cuando Abdulá se convirtió en rey nombró a Hamza príncipe heredero siguiendo el deseo de su padre, pero en 2004 lo despojó del título y se lo dio a su hijo mayor, Husein.

Basem Awadalá, el ex asesor detenido según la agencia Petra, fue jefe de gabinete del rey de 2007 a 2008 y luego jefe de la Corte Real hasta 2008. Este exministro de Finanzas y Planificación era muy cercano al Rey pero también muy polémico.

Basem Awadalá dimitió en 2008 tras ser acusado por diputados, políticos y periodistas de inmiscuirse en los planes de privatización del país.

Varios países aliados de Jordania, entre ellos EEUU, expresaron rápidamente su apoyo al rey Abdalá II.

El portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Ned Price, afirmó que Washington «seguía de cerca» esas informaciones.

«Estamos […] en contacto con los funcionarios jordanos. El rey Abdalá es un socio clave de Estados Unidos y tiene nuestro apoyo total», afirmó.

Por su oparte, Arabia Saudita reaccionó expresando «su completo apoyo al reino de Jordania […] y a las decisiones y medidas tomadas por el rey Abdalá II y el príncipe heredero Husein para salvaguardar la seguridad y la estabilidad».

El Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) ha afirmado su «respaldo al reino hermano de Jordania» y a «todas las medidas que tome para garantizar su seguridad y estabilidad».

Los arrestos tuvieron lugar días antes de la celebración del centenario del reino. El 11 de abril de 1921, el rey Abdalá, dirigente del nuevo Estado de Transjordania, formó su primer gobierno tras la creación del emirato en marzo de 1921, junto a Palestina durante el mandato británico.

https://okdiario.com/internacional/ex-heredero-del-trono-jordania-dice-estar-bajo-arresto-presunto-golpe-estado-7044039

https://www.niusdiario.es/internacional/africa/detenidos-seguridad-destacado-exasesor-jordania_18_3117195006.html

https://www.lavanguardia.com/internacional/20210405/6627422/rey-jordania-arresto-domiciliario-hermano.html

https://www.abc.es/internacional/abci-incertidumbre-jordania-tras-intento-golpe-estado-202104050918_video.html

Tensión entre Rusia y Ucrania y su repercusión en EE.UU., la OTAN y la UE

Altos funcionarios de seguridad nacional de EE. UU. Llaman a sus homólogos a medida que aumentan las tensiones entre Rusia y Ucrania.

Por Oren Liebermann y Barbara Starr , CNN

Actualizado a las 0054 GMT (0854 HKT) 1 de abril de 2021

Los principales funcionarios de seguridad nacional de EE. UU. Han hablado con sus homólogos ucranianos, y el principal general de EE. UU. Realizó una llamada el miércoles con su homólogo ruso en medio de la preocupación por la actividad militar rusa en Crimea y el este de Ucrania, incluido lo que EE. UU. Consideró una violación de un alto el fuego. por Moscú que provocó la muerte de cuatro soldados ucranianos la semana pasada.»Las acciones desestabilizadoras de Rusia socavan las intenciones de desescalada que se habían logrado mediante [el acuerdo del año pasado]», dijo el miércoles el portavoz principal del Pentágono, John Kirby. 

«Además, estamos al tanto de los informes militares ucranianos sobre los movimientos de tropas rusas en las fronteras de Ucrania».El secretario de Estado Tony Blinken reafirmó el «apoyo inquebrantable» de Estados Unidos a la integridad territorial de Ucrania frente a «la agresión en curso de Rusia en Donbás y Crimea», según una lectura de su llamada con el ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, el miércoles. El presidente del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley, también habló con el principal general ucraniano el miércoles, mientras que el asesor de seguridad nacional Jake Sullivan habló con su homólogo ucraniano a principios de la semana.

El Pentágono se había preocupado cada vez más después de que informes de inteligencia militar evaluaran que se había observado a unas 4.000 fuerzas rusas fuertemente armadas moviéndose en Crimea, según un funcionario de defensa de Estados Unidos. «No estaba del todo claro lo que estaban haciendo», dijo el funcionario, y agregó que Estados Unidos ahora cree, en una evaluación más profunda, que pudo haber sido parte de un ejercicio militar ruso. Parte de esa evaluación se basó en llamadas con funcionarios ucranianos que también vieron la actividad rusa como un ejercicio.

Si es así, el movimiento de tanto personal militar ruso fue un gran ejercicio y puede ser un mensaje deliberado del Kremlin a la administración Biden sobre la fuerza de Rusia en la región y su capacidad para desafiar a los aliados de Estados Unidos, dijo el funcionario.

Esto se produce cuando los países de la OTAN lanzaron aviones el lunes 10 veces para rastrear un nivel inusualmente alto de vuelos militares rusos sobre una gran área de Europa, incluidos el Mar del Norte, el Mar Negro y el Mar Báltico. Los aviones de la OTAN terminaron realizando seis intercepciones en un período de seis horas.

La administración Biden está adoptando un enfoque más duro hacia Rusia, y Ucrania es solo la última fuente de tensión entre los dos adversarios. La Casa Blanca dio a conocer una serie de sanciones contra funcionarios y entidades rusos a principios de mes por el envenenamiento del líder de la oposición Alexey Navalny. El presidente Joe Biden advirtió luego que el presidente ruso Vladimir Putin «pagaría un precio» por sus esfuerzos para socavar las elecciones estadounidenses de 2020 y luego llamó a Putin un «asesino «. Mientras tanto, se espera que la administración imponga más sanciones a Rusia por la interferencia electoral y el ciberataque SolarWinds.

El miércoles, Milley habló con su homólogo ruso, el general Valery Gerasimov. Si bien los temas que discutieron los dos generales no se han hecho públicos, entre bastidores, el Departamento de Defensa ha estado preocupado durante los últimos días por la acumulación de tropas y equipos rusos a lo largo de la frontera con Ucrania. El Departamento de Defensa elevó recientemente el llamado «nivel de condición de vigilancia» en esa región para recopilar evaluaciones de inteligencia actualizadas sobre la actividad e intenciones rusas, mientras monitorea cualquier amenaza potencial. El New York Times fue el primero en informar sobre ese desarrollo.

Rusia culpó a Ucrania de reanudar los combates en el este de Ucrania. El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo esta semana que Rusia estaba preocupada por las «provocaciones de Ucrania», pero dijo que esperaba que no se intensificara a combates.

Pero Ucrania advirtió sobre una serie de violaciones rusas del alto el fuego, incluidos dos incidentes de fuego de mortero y fuego de ametralladora de gran calibre que provocaron la muerte de los cuatro soldados ucranianos el viernes pasado. El martes, Ucrania acusó a Rusia de violar el alto el fuego siete veces, lo que llevó al parlamento del país a pedir un aumento de la presión política y económica sobre Moscú.

https://edition.cnn.com/2021/03/31/politics/us-russia-ukraine-calls/index.html

Estados Unidos declara su apoyo ‘implacable’ a Ucrania mientras Rusia inunda Crimea con tanques llenos de trenes en medio de crecientes tensiones

  • El secretario de Estado Antony Blinken reafirmó el ‘apoyo continuo’ de Estados Unidos a Ucrania mientras Rusia trasladaba trenes con vehículos militares a la frontera
  • Varios funcionarios estadounidenses se comunicaron con sus homólogos ucranianos esta semana con respecto a las acciones del ejército ruso.
  • Blinken habló con el ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, el miércoles a la luz de la « agresión en curso de Rusia en Donbas y Crimea ».
  • El Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley, habló con sus homólogos ucranianos y rusos.
  • Según informes de inteligencia militar, alrededor de 4.000 soldados rusos fuertemente armados estaban en movimiento en Crimea, lo que los funcionarios dijeron que era un ejercicio.
  • Aún así, el presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, dijo el jueves que cree que los movimientos eran una «amenaza».
  • El ejercicio militar podría enviar un mensaje al presidente Joe Biden que ha sido más estricto contra Rusia, sancionó a algunas entidades y calificó a Vladimir Putin de ‘asesino’.

Por Nikki Schwab, reportera política senior de Estados Unidos para Dailymail.com

https://whatsnew2day.com/the-us-declares-continued-support-for-ukraine-amid-russian-escalations/amp/