Etiqueta: Egipto

¿Qué fue del panarabismo?

El llamado ‘mundo árabe’ solo subsiste en las calles y en algunas élites intelectuales. En la política, prima la pugna geopolítica sobre un sentimiento panarabista o panislámico.JOSEP PIQUÉ |  23 de julio de 2021

Oriente Próximo (Oriente Medio es un anglicismo) ha sido, durante siglos, espacio de conquista y de conflicto. A partir de Mahoma y el Corán en el siglo VII, desde la actual Arabia Saudí, el mundo árabe y el Islam se expandieron por toda la región y también por el norte de África y la península Ibérica (único lugar en el que el Islam retrocedió por la Reconquista).

Esta expansión continuó por pueblos no árabes, en buena parte de África, la actual Turquía, el sureste europeo y, hacia el este, por Asia Central, Irán, Pakistán, India y buena parte del Sureste Asiático. El momento de máximo esplendor histórico para los árabes llegó con el Califato de Bagdad, que acabó en el siglo XIII con las conquistas mongolas y, ya a principios del siglo XVI, con la incorporación de la región al Imperio Otomano, después de la derrota bizantina y la caída de Constantinopla.

Desde entonces, lo que hoy llamamos el mundo árabe ha estado sometido a una potencia no árabe (los mongoles y luego los otomanos), con presencia creciente de las potencias europeas (especialmente, Francia y Reino Unido). Con la desaparición del Imperio Otomano, después de la Primera Guerra Mundial y el establecimiento de la República Turca en 1923, la región pasó a depender fundamentalmente del colonialismo francés y británico (los acuerdos Sykes-Picot son su paradigma) y, en mucha menor medida, de Italia o España. Además de su interés geopolítico, como escenario de disputa entre las potencias europeas, se suma la importancia vital desde el punto de vista geoeconómico, al disponer de enormes reservas de hidrocarburos fósiles, fundamentales para el crecimiento de los países occidentales.

Los procesos de descolonización posteriores a la Segunda Guerra Mundial dan lugar al establecimiento de diferentes Estados independientes que son los que hoy conocemos. Sin embargo, Occidente (incluido en el pasado más reciente, Estados Unidos) ha mantenido su influencia en la región, propiciando regímenes aliados (incluidos Irán y Turquía) y apoyando sistemas políticos autoritarios (y corruptos) pero que garantizaban la estabilidad de los suministros energéticos necesarios para sus economías. Fueron unas independencias “tuteladas”, aunque cada vez más mediatizadas en el contexto de la guerra fría, que abrió pronto dinámicas diferentes que, en buena medida, subsisten hoy.

«Tras las independencias, Occidente mantuvo su influencia en la región, propiciando regímenes aliados y apoyando sistemas políticos autoritarios (y corruptos) pero que garantizaban la estabilidad de los suministros energéticos»

La más importante tiene su punto de ignición en Egipto, después del derrocamiento del rey Faruk por los “oficiales libres”, liderados por el nacionalista panárabe Gamal Abdel Nasser, quien proclamó la república, en 1953. En 1956, Nasser decreta la nacionalización del Canal de Suez, bajo control de Francia y Reino Unido hasta entonces. La respuesta fue la intervención militar franco-británica (con la ayuda de Israel), hasta que son obligados a retirarse por el presidente de Estados Unidos, Dwight Eisenhower, quien no quería enajenarse una región que podía caer rápidamente bajo la órbita soviética.

Tal desenlace, percibido como un gran triunfo, enardece el nacionalismo panárabe, de naturaleza laica y prosocialista, y que tiene a Nasser como su gran héroe y adalid. No en vano, Egipto es el país árabe más populoso y con gran capacidad de influencia sobre el conjunto. Tal efecto difusor se concreta en la aparición de regímenes de naturaleza inicial similar (a través del partido Baaz) en Siria, Irak, Libia o Sudán, además de los surgidos de la descolonización francesa, como Argelia y Túnez, y de inspirar el movimiento palestino, a través de Al Fatah.

Todos ellos, de forma más o menos expresa, se encuadran en el llamado Movimiento de Países No Alineados (próximos en diferente grado a la Unión Soviética) frente a EEUU, gran valedor y protector de Israel. Algunos de estos países propician movimientos de unidad árabe entre diferentes Estados, aunque ninguno de ellos cuaja ante los nacionalismos locales. En cualquier caso, es el auge del panarabismo, en el que el componente religioso es importante pero lo es más el nacionalismo y la recuperación de la autoestima después de siglos de sometimiento a potencias foráneas.

El canto de cisne de este movimiento se produjo en 1967, durante la guerra de los Seis Días, en la que Israel obtiene una gran victoria sobre Egipto, Jordania y Siria, provocando el fin de la estrella de Nasser, quien dimite aunque la presión militar y popular le lleva a dar marcha atrás a esa dimisión. Nasser fallece poco después, en 1970, y es sustituido por su mano derecha, Anwar el Sadat. A partir de entonces, se inicia el declive imparable del panarabismo y el ascenso del panislamismo como elemento aglutinador de la región (y más allá, especialmente después de la proclamación de la República Islámica de Irán, en 1979, derrocando al Sha Reza Pahlevi, gran aliado de EEUU).

La ruptura definitiva del sueño panárabe viene de la mano de Sadat, después de la guerra del Yom Kippur, en 1973, que termina prácticamente en tablas y que lleva a Sadat a alejarse de la Unión Soviética y acercarse a EEUU. La conclusión fue la Paz de Camp David entre Israel y Egipto, la ruptura del bloque árabe y el abandono del liderazgo mantenido hasta entonces por Egipto. A ese nuevo alineamiento se sumaría Jordania en 1994. Por cierto, a Sadat tal audaz movimiento le costó que la Liga Árabe expulsara a Egipto y se desplazara de El Cairo a Túnez; y también su propia vida en manos de un militante islamista en 1981.

«La ruptura definitiva del sueño panárabe viene de la mano de Sadat, después de la guerra del Yom Kippur, que termina prácticamente en tablas y que lleva a Sadat a alejarse de la Unión Soviética y acercarse a EEUU»

Desde entonces, el panarabismo no ha levantado cabeza, a pesar de que el resto del mundo árabe no haya reconocido a Israel mientras no se solucionara el problema palestino sobre la base de los dos Estados.

La región ha vivido en las últimas tres décadas varios acontecimientos dramáticos y disruptivos, desde la primera guerra del Golfo (1991), para retrotraer la invasión de Kuwait por el Irak de Sadam Hussein, a las llamadas Primaveras Árabes de 2010-11, que afectaron fundamentalmente a los regímenes republicanos, autoritarios y corruptos y que, tras diversas vicisitudes, con la frágil excepción de Túnez, han devenido en golpes militares (como en Egipto) o en trágicas guerras civiles, como en Libia o Siria. Sin olvidar el tremendo trauma que ha supuesto la intervención militar britano-estadounidense en Irak y Afganistán.

Todo ello ha desembocado en un nuevo escenario que se caracteriza por el repliegue de EEUU de la zona, el papel irrelevante de la Unión Europea y la entrada en liza –de nuevo– de potencias no árabes, con pretensiones de influencia cuando no hegemónicas, como Rusia, Turquía o Irán.

El marco es la pugna geopolítica entre Irán, Turquía y Arabia Saudí, para ejercer su supremacía sobre el mundo musulmán. Desde una potencia chií, una potencia suní no árabe y un régimen árabe suní (Guardián de los Santos Lugares), cada uno de ellos con su juego de alianzas, muchas veces de geometría variable y no siempre homogéneas. En eso estamos ahora, ya sea en Yemen, en Siria o en Libia.

A este escenario se han sumado los Acuerdos de Abraham, que han permitido a buena parte del mundo árabe desvincularse del conflicto palestino para normalizar su relación con Israel. Un nuevo paradigma que hay que analizar a fondo, aunque las motivaciones hayan sido muy distintas según los casos.

El llamado “mundo árabe” solo subsiste en las calles y en algunas élites intelectuales. En la política, prima la pugna geopolítica sobre un sentimiento panarabista o panislámico. Este segundo sentimiento corre el evidente riesgo de derivar hacia el panislamismo radical y convertirse en el campo de batalla entre las diferentes potencias en presencia. El primero fue pero ya no es. La alianza subordinada entre Egipto y Arabia Saudí (regímenes muy distintos que comparten enemigo común) es buena muestra de ello. En el futuro, es probable que el panarabismo pueda resucitar desde Egipto. Hoy por hoy, sin embargo, no podemos vislumbrarlo más que en un horizonte incierto y lejano.

¿Distensión en Oriente Próximo?

Para el autor de esta página, existe un matiz importante entre las áreas de «Oriente Medio», que abarca Arabia Saudí, Irán y como nuevo protagonista en emergencia Turquía; de la «Oriente Próximo» que es más referida a los países ribereños o en la zona de interés Mediterránea.

https://www.politicaexterior.com/revista/afkar-ideas-62/

afkar/ideas 62, primavera 2021    
Tras un año de pausa, vuelve afkar/ideas, revista que coeditamos con el Instituto Europeo del Mediterráneo (IEMed) de Barcelona. Y lo hace con la misma vocación de servir de puente cultural entre las dos orillas del Mediterráneo, dando la palabra a voces normalmente ausentes del debate nacional. A partir de ahora, los lectores podrán disfrutar gratis, en abierto y sin límite de artículos, de todo el contenido digital de afkar/ideas. Damos así un paso más en nuestro objetivo de difundir el conocimiento y fomentar las relaciones con el mundo árabe. Empezamos esta nueva etapa abordando una de las cuestiones que probablemente marcarán el futuro del Norte de África y Oriente Medio: los Acuerdos de Abraham, por los que Baréin, Emiratos Árabes Unidos e Israel, con la mediación de Estados Unidos, normalizaron sus relaciones. Estos pactos, así como los firmados más tarde por Marruecos y Sudán, reflejan un cambio de paradigma en el mundo árabe. El pragmatismo parece haberse impuesto, Israel ha dejado de ser el enemigo principal, mientras el conflicto israelí-palestino y el Sáhara Occidental se presentan como los grandes perdedores. Habrá que estar atento a si otros países árabes siguen el mismo camino y también a la estrategia de Joe Biden, más centrado por ahora en reactivar el pacto nuclear con Irán. afkar/ideas no podía ser ajena a la Covid-19 y sus consecuencias políticas, sociales, económicas y culturales. Amparados por la pandemia, los gobiernos han impuesto duras restricciones que, en muchos casos, han supuesto un retroceso en las libertades de una población asfixiada por la falta de recursos. Varios países han vivido un rebrote de las protestas, como Argelia, donde el movimiento prodemocrático Hirak, nacido hace ya dos años, ha vuelto a tomar las calles, con las mismas consignas y la misma fuerza. La crisis social y económica, sin embargo, no puede achacarse únicamente a la pandemia. La región se enfrenta desde hace una década a unos retos estructurales –mercado laboral, economía informal, falta de financiación de las pymes o déficit del modelo de gobernanza– que limitan su progreso. Esta crisis puede ser una oportunidad para solucionar dichos problemas y lograr una mayor sostenibilidad de las finanzas públicas. Mientras tanto, el sector cultural intenta sobrevivir, reinventándose y adaptándose a las nuevas circunstancias. La situación actual no ha hecho más que poner de relieve los grandes déficit de la cultura, pero como señala Neila Tazi Abdi, productora del Festival Gnaua y Músicas del Mundo de Esauira, “a largo plazo podría tener un impacto positivo en el sector, pues hemos cobrado conciencia de su fragilidad y de la necesidad de darle solidez”.
Les esperamos en esta nueva etapa. Gabriela González de Castejón, redactora jefe de afkar/ideas  
  EN ESTE NÚMERO: Editorial: ‘Grandeur’ y sombras en Egipto Más allá del proceso de pazGiuseppe Dentice Acuerdos de Abraham: perspectivas regionalesElisabeth Marteu Palestina y los acuerdos arabo-israelíesItxaso Domínguez de Olazábal Israel-MarruecosMarina Ottaway Biden y los acuerdos de AbrahamEllen Laipson Diez años de guerra en Siriaentrevista con Zaina Erhaim Pandemia y autoritarismo: tormenta perfecta, Ignacio Álvarez-Ossorio Marruecos y Túnez ante el reto político del Covid-19Pierre Vermeren El ‘Hirak’ argelino ante la pandemiaLouisa Dris-Aït Hamadouche

Canarias: gestión local y de emergencia para unos flujos migratorios entre continentesXavier Aragall Flaqué Consecuencias de la Covid-19: una lección para repensar la sostenibilidad de las finanzas públicasRoger Albinyana Transición hacia una energía limpia en el Norte de ÁfricaAgencia Internacional de la Energía La región MENA pos-Covid: de la transformación digital a la transformación a través de lo digitalMondher Khanfir Proliferación de crisisRana Yazaji La cultura marroquí en tiempos de la Covid-19entrevista con Neila Tazi Abdi La resiliencia como medio de supervivenciaLilia Weslaty  

La nueva Libia atrae la inversión comunitaria

Los líderes europeos hacen cola para participar en la reconstrucción del país con la esperanza puesta en un Gobierno de transición

Libia comienza a sacar la cabeza después de una década de guerra civil e inestabilidad tras la caída del régimen del dictador Muamar Gadafi. Desde hace casi un mes tiene un nuevo primer ministro, Abdul Hamid Dabaibá, que lidera un Gobierno de transición que busca consolidar la paz y reconstruir el país como objetivos primordiales. Varios líderes europeos se han dado prisa en acudir a Trípoli para apoyar a Dabaibá con la esperanza de mejorar la estabilidad en el Mediterráneo central y conseguir que sus empresas logren una tajada en la reconstrucción del país norteafricano. Tras años de devastación bélica parece que ha llegado la hora de firmar contratos millonarios para reparar infraestructuras. A Europa le toca competir en territorio libio con Turquía y Rusia, las dos potencias que se han hecho fuertes en esta nación rica en hidrocarburos durante la década de guerra.

La enorme tarea de reconstrucción comienza con el aeropuerto internacional de Trípoli, cuyo desminado y rehabilitación espera completar en un año un consorcio italiano. También vienen de la antigua metrópoli los técnicos que preparan la reapertura del espacio aéreo libio para permitir que haya vuelos comerciales con Europa, comenzando con Roma.

De éste y de otros temas calientes, como el de la inmigración irregular, habló Dabaibá ayer en Trípoli con Mario Draghi, primer ministro italiano, que eligió Libia como destino de su primer viaje internacional. Pocas horas después de este encuentro, el líder libio recibió al primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, que visitó el país norteafricano para estar presente en la reapertura de la embajada helena. El día anterior le tocó al turno al jefe de Gobierno maltés, Robert Abela, que tiene previsto igualmente retomar la actividad de la legación diplomática de su país. Francia la reabrió el lunes.

«Es un momento único para Libia. El Gobierno de Dabaibá es de unidad nacional, ha sido reconocido y legitimado por el Parlamento y está procediendo a la reconciliación nacional», celebró Draghi en la conferencia de prensa conjunta que ofreció con su homólogo en Trípoli. Italia ha mantenido abierta su representación diplomática en el país norteafricano durante toda la guerra y trata ahora de recuperar los múltiples vínculos económicos que mantenía con su antigua colonia durante la época de Gadafi. «Damos mucha importancia a la colaboración estratégica para la recuperación del país», reconoció por su parte Dabaibá.

Gas y electricidad

La empresa italiana Eni sigue siendo el primer productor de gas en territorio libio y otras corporaciones esperan lograr igualmente suculentos contratos en el ámbito energético y sanitario, así como en la rehabilitación de su sistema eléctrico y la construcción de infraestructuras.

Libia precisa de inmediatas inversiones millonarias para evitar los continuos apagones, mientras que a medio plazo se espera retomar el viejo proyecto de Gadafi de construir una autopista de este a oeste del país, entre la frontera con Egipto y la de Túnez. Su coste estimado es de 5.000 millones de dólares.

https://www.diariosur.es/internacional/nueva-libia-atrae-20210407000354-ntvo.html

https://www.lavanguardia.com/internacional/20210407/6632268/draghi-italia-visita-libia-reconstruccion.html

https://www.elcorreo.com/internacional/oriente-proximo/lideres-europeos-cola-20210406191027-ntrc.html?ref=https:%2F%2Fwww.google.com%2F

https://www.niusdiario.es/internacional/europa/draghi-recuperar-influencia-italiana-libia-manos-turquia_18_3118245389.html

Los ‘reinos perdidos’ del Levante

Las numerosas minorías religiosas que pueblan Oriente Próximo viven amenazadas por el sectarismo de grupos extremistas y gobiernos autoritarios.

LUIS ESTEBAN G. MANRIQUE |  31 de marzo de 2021

Tras el golpe de Estado de 2013 en Egipto, turbas de islamistas prendieron fuego a 46 iglesias y monasterios y decenas de librerías, comercios, colegios y centros sociales coptos, en el mayor pogromo sufrido por la Iglesia copta desde el siglo XIV. En 1927, el 8,3% de la población egipcia era copta, cifra que había bajado al 5,9% en 1986 y al 5,5% en 2000.

Entre 2014 y 2017, en la provincia iraquí de Nínive, las milicias de Dáesh destruyeron 363 iglesias. Entre 2004 y 2013 fueron incendiadas 44 en Bagdad, 19 en Mosul, ocho en Kirkuk y una en Ramadi. En las casas de cristianos, los insurgentes iraquíes pintaban la letra árabe N –nun, por nazareno– para conminarlos a convertirse al islam, pagar un diezmo –jizya– o abandonarlas. La mayoría lo hizo. Hasta los años noventa, Bartela, una aldea de las planicies de Nínive, era mayoritariamente cristiana. Hoy menos de 3.000 de sus 30.000 habitantes son cristianos

Diálogo ecuménico

En noviembre de 2002, el papa Juan Pablo II envió emisarios a Washington para advertir a George W. Bush de que la invasión de Irak desataría el extremismo y la violencia y la persecución de los cristianos. No sirvió de nada. El papa Francisco ha querido ayudar a cicatrizar esas heridas. En 2019, en Abu Dabi, en la primera visita de un pontífice romano a la península Arábiga, firmó con Ahmad al Tayeb, gran imán de la mezquita cairota de Al Azhar, un documento sobre la “fraternidad humana”.

En Irak, Francisco ha encontrado en el ayatolá Alí al Sistani, la figura más prestigiosa del islam chií, el mejor interlocutor posible. La escuela chií de Nayaf se opone al poder político de los clérigos. En 2005, Sistani, que defiende que los cristianos son ciudadanos con plenos derechos constitucionales, recordó a sus fieles que votar era un deber religioso. Su fetua de 2014 contra Dáesh fue imprescindible para su derrota. El año pasado, el gobierno de Bagdad declaró la Navidad día de fiesta nacional.

Va a ser difícil, sin embargo, evitar que la vida de esas comunidades no vaya a girar en torno a sus diásporas. Hoy hay más cristianos siriacos viviendo fuera de su país de origen que en él. Según Acnur, solo en Suecia viven 50.000. El patriarca de la Iglesia caldeo-asiria, Mar Dinkha IV, terminó sus días en Minnesota. Hay más personas que hablan arameo en Detroit que en Bagdad.

Leer: