En 1997, tras ascender a coronel, me destinaron al Mando de Adiestramiento y Doctrina (MADOC), recién creado, como Jefe de Investigación y Análisis para la Preparación del Ejército, dentro de la Dirección de Investigación y Análisis, la cual al estar sin general director, asumí durante unos meses sus funciones.

La Dirección hoy desaparecida e integrado en la de Formación, Adiestramiento, …, intentaba efectuar un buceo prospectivo al objeto de conocer cómo sería el Ejército de Tierra en el horizonte a medio y largo plazo, cifrando este último y en principio en 25 años.

Lógicamente los desafíos a los que se tenía que enfrentar las Fuerzas Armadas, entre ellas, la incorporación plena del liderazgo de la mujer, el empleo de las nuevas tecnología que hacía presagiar escenarios vacíos, la soledad del combatiente, la toma de decisiones rápidas y un largo etcétera, entendí, conjuntamente con mis colaboradores y así lo expuse al teniente general del MADOC (el cual había sido capitán profesor mío en la Academia de Artillería), tenía que efectuarse en conjunción con distintas universidades, principalmente la de Granada, así como con el Centro Andaluz de Prospectiva, suprimido en 2020, pero que en el Decreto de supresión, se indica:

«Uno de estos centros fue el Centro Andaluz de Prospectiva, creado por la entonces denominada Consejería de Educación y Ciencia de la Junta de Andalucía, en virtud del Decreto 185/1990, de 5 de junio, a través del cual se podría apoyar y coordinar el esfuerzo investigador de la comunidad andaluza, y se configuraba como Servicio Administrativo sin personalidad jurídica propia, bajo dependencia orgánica de la Dirección General de Universidades e Investigación.

El principal objetivo de la creación de este Centro era propiciar la investigación en las técnicas de prospectiva y su aplicación a los ámbitos tecnológicos, socio-económicos y de servicios.»

Basamos nuestras investigaciones cívico-castrense , mediante técnicas benchmarking, en lo que estaban realizando distintos Ejércitos Occidentales, entre ellos el Norteamericano. Una buena parte de la capacidades actuales del Ejército de Tierra provienen de aquella época y por supuesto de los mandos y equipos que me sucedieron.

Para una investigación prospectiva en «positivo», el presente tiene que estar consolidado, como ocurría en 1997, con una democracia española consolidada, tras 13 años del buen gobierno de Felipe González y un cambio con José María Aznar, aunque sin romper los verdaderos asuntos de Estado, como la plena entrada en la Alianza Atlántica, el reforzamiento de la integración en la Unión Europea y una coherente política exterior, dedicando especial interés al área mediterránea y principalmente con nuestro vecino del sur.

Todo se rompió en 2004 con la entrada del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, mejoró tímidamente con Mariano Rajoy y no digamos la nueva era del Gobierno de coalición que rige los destinos de España.

Los problemas son múltiples:

Nacionalismo exacerbados, con tendencias centrífugas, de tal forma que hay Comunidades Autónomas que apenas llega la acción del Estado.

Falta de coordinación entre las distintas políticas: económica, social, de investigación, industrial, de incentivo empresariales, etc.

Tensiones sociales, dividiéndose en dos la sociedad y acusandose mutuamente, los contendientes políticos de ejercer unas posiciones guerracivilistas.

Acuerdos contra natura, con tal de aferrarse al poder, con separatistas y sucesores de ETA que, recordemos tienen más de mil asesinatos a sus espaldas.

Política Exterior con enfrentamiento la Unión Europea, como en el caso de Delcy Rodríguez; con Estados Unidos, con el apoyo al gobierno de Venezuela, declarado «non grato», por decirlo con suavidad para los presidentes norteamericanos y su pueblo, mientras al verdadero presidente Juan Guaidó es dado de lado de forma descarada; y como colofón esperpéntico la confrontación con nuestro vecino del Sur.

La política, tanto interior como exterior, no ha estado nunca en manos del Presidente ni de su «famoso» Gabinete, sino de un vulgar aventurero que se ha lucrado de la política y nos ha enemistado con todo el orbe, de tal manera que los españoles somos «apestados».

El Presidente Sánchez, ha elegido a un mercenario de la política y lo ha convertido en su estratega, cuando en realidad es un simple, táctico (de tacto de tocar, es decir del futuro inmediato), el cual en una huída hacia adelante, ha gestionado un «planeamiento estratégico» a 30 años vista, al objeto de que los españoles nos encandilamos con ese futuro y no vemos las miserias del presente, entre ellas, por ejemplo que cada ser que nace en nuestra país, ya debe cerca de 50.000 euros en deuda pública ¡que algún día habrá que pagar!.

Dicho todo esto y como preámbulo para darnos cuenta de la inconsistencia del planeamiento estratégico, veamos el desarrollo del mismo:

ESPAÑA 2050’: UN GRAN DIÁLOGO NACIONAL PARA CONSTRUIR UNIDOS EL PAÍS DEL FUTURO

https://www.thisistherealspain.com/es/actualidad/espana-2050

El estudio propone 50 objetivos que nuestro país debería alcanzar de aquí a 2050, si quiere consolidarse como uno de los países más avanzados de Europa, que se agrupan en torno a nueve grandes desafíos de país

  • ser más productivos para crecer mejor; 
  • conquistar la vanguardia educativa
  • mejorar la formación y la recualificación de nuestra población; 
  • convertirnos en una sociedad neutra en carbono, sostenible y resiliente al cambio climático; 
  • preparar nuestro Estado de bienestar para una sociedad más longeva; 
  • promover un desarrollo territorial equilibrado, justo y sostenible; 
  • resolver las deficiencias de nuestro mercado de trabajo y adaptarlo a las nuevas realidades sociales, económicas y tecnológicas; 
  • reducir la pobreza y la desigualdad, y reactivar el ascensor social, 
  • y ampliar las bases de nuestro bienestar futuro.

Sánchez abre un gran diálogo nacional para construir unidos la España de 2050

https://www.eldiario.es/politica/sanchez-abre-gran-dialogo-nacional-construir-unidos-espana-2050_1_7954526.html

Sánchez prepara el contraataque

La crisis de Gobierno no es inminente, el presidente busca recuperar imagen

https://elpais.com/espana/2021-05-16/sanchez-prepara-el-contrataque.html

Editorial de ABC de 21.05.2021

ABC 21.05.2021
Ignacio Camacho y Carlos Herrera