Los líderes europeos hacen cola para participar en la reconstrucción del país con la esperanza puesta en un Gobierno de transición

Libia comienza a sacar la cabeza después de una década de guerra civil e inestabilidad tras la caída del régimen del dictador Muamar Gadafi. Desde hace casi un mes tiene un nuevo primer ministro, Abdul Hamid Dabaibá, que lidera un Gobierno de transición que busca consolidar la paz y reconstruir el país como objetivos primordiales. Varios líderes europeos se han dado prisa en acudir a Trípoli para apoyar a Dabaibá con la esperanza de mejorar la estabilidad en el Mediterráneo central y conseguir que sus empresas logren una tajada en la reconstrucción del país norteafricano. Tras años de devastación bélica parece que ha llegado la hora de firmar contratos millonarios para reparar infraestructuras. A Europa le toca competir en territorio libio con Turquía y Rusia, las dos potencias que se han hecho fuertes en esta nación rica en hidrocarburos durante la década de guerra.

La enorme tarea de reconstrucción comienza con el aeropuerto internacional de Trípoli, cuyo desminado y rehabilitación espera completar en un año un consorcio italiano. También vienen de la antigua metrópoli los técnicos que preparan la reapertura del espacio aéreo libio para permitir que haya vuelos comerciales con Europa, comenzando con Roma.

De éste y de otros temas calientes, como el de la inmigración irregular, habló Dabaibá ayer en Trípoli con Mario Draghi, primer ministro italiano, que eligió Libia como destino de su primer viaje internacional. Pocas horas después de este encuentro, el líder libio recibió al primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, que visitó el país norteafricano para estar presente en la reapertura de la embajada helena. El día anterior le tocó al turno al jefe de Gobierno maltés, Robert Abela, que tiene previsto igualmente retomar la actividad de la legación diplomática de su país. Francia la reabrió el lunes.

«Es un momento único para Libia. El Gobierno de Dabaibá es de unidad nacional, ha sido reconocido y legitimado por el Parlamento y está procediendo a la reconciliación nacional», celebró Draghi en la conferencia de prensa conjunta que ofreció con su homólogo en Trípoli. Italia ha mantenido abierta su representación diplomática en el país norteafricano durante toda la guerra y trata ahora de recuperar los múltiples vínculos económicos que mantenía con su antigua colonia durante la época de Gadafi. «Damos mucha importancia a la colaboración estratégica para la recuperación del país», reconoció por su parte Dabaibá.

Gas y electricidad

La empresa italiana Eni sigue siendo el primer productor de gas en territorio libio y otras corporaciones esperan lograr igualmente suculentos contratos en el ámbito energético y sanitario, así como en la rehabilitación de su sistema eléctrico y la construcción de infraestructuras.

Libia precisa de inmediatas inversiones millonarias para evitar los continuos apagones, mientras que a medio plazo se espera retomar el viejo proyecto de Gadafi de construir una autopista de este a oeste del país, entre la frontera con Egipto y la de Túnez. Su coste estimado es de 5.000 millones de dólares.

https://www.diariosur.es/internacional/nueva-libia-atrae-20210407000354-ntvo.html

https://www.lavanguardia.com/internacional/20210407/6632268/draghi-italia-visita-libia-reconstruccion.html

https://www.elcorreo.com/internacional/oriente-proximo/lideres-europeos-cola-20210406191027-ntrc.html?ref=https:%2F%2Fwww.google.com%2F

https://www.niusdiario.es/internacional/europa/draghi-recuperar-influencia-italiana-libia-manos-turquia_18_3118245389.html