Considera compatible su objetivo de mayor independencia, con la «colaboración reforzada» que prevé con Biden y la OTAN.

Por Salvador Arroyo, corresponsal en Bruselas

Cooperación más fluida con la OTAN y «estrecho diálogo» con la nueva Administración estadounidense. Pero todo sin repetir viejos errores. Sin renunciar, en definitiva, a esa agenda estratégica 2019-2024 que la UE se ha autoimpuesto para ser un ente con plena autonomía que aspira a tener capacidades militares creíbles. El reto, dejar de ser el ‘pin pan pun’ de su primo del otro lado del Atlántico. Así que pese a ese reencuentro con Estados Unidos tras una insufrible etapa de reproches desde la Casa Blanca, los líderes de la UE no bajan la guardia.

O lo que es lo mismo piensan seriamente en «incrementar las inversiones en defensa para mejorar la capacidad operativa, además de reforzar la ciberseguridad», subrayaba el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, al término de la última jornada de la cumbre telemática de jefes de Estado y Gobierno europeos.

La aceleración del proceso de vacunación, el futuro certificado digital que pemitiría restablecer la movilidad en verano, y el apoyo a los países de rentas bajas y medias (especialmente de África y América Latina) habían capitalizado sus discusiones del jueves. Este viernes el coronavirus se relegó por unas horas, para apuntalar una posición que en el tramo final de la ‘era prepandémica’ fue motivo de sonoros enfrentamientos entre Donald Trump y Emmanuel Macron o Angela Merkel. Sin llegar a ese «sueño» de un ‘ejercito europeo’ -vinculado a una visión federal que no todos los socios comparten plenamente-, la UE aspira a levantar la voz cuando lo crea necesario sin tener que mirar con inquietud a Estados Unidos.

LA CIFRA:

51.000millones prevé destinar para el periodo 2021-2027 el Fondo Europeo de Defensa.Charles Michel.«El incremento de las inversiones deben mejorar la capacidad operativa y la ciberseguridad»

Y la declaración aprobada incide en ello. «Queremos promover los intereses y valores de la UE, así como su resistencia y preparación para hacer frente de manera eficaz a todas las amenazas y desafíos a la seguridad». Porque «ante el aumento de la inestabilidad mundial, la UE tiene que asumir una mayor responsabilidad por su seguridad». Europa quiere ser Europa también en lo militar y esa idea es «totalmente compatible» con los nuevos vientos que llegan desde Washington; «con la colaboración reforzada que queremos con Estados Unidos», subrayó Michel.

Los desafíos

Y todo sin sacar los pies del tiesto. Sin dejar de lado a una OTAN con la que se buscará «una cooperación más estrecha». Su secretario general, Jens Stoltenberg, participó en el encuentro con los líderes. Y les trasladó que «las acciones agresivas de Rusia, el terrorismo, los ciberataques, el auge de China y los problemas de seguridad vinculados al cambio climático» ya eran desafíos para antes de la pandemia y continuarán siéndolo cuando ésta amaine.

Toda la nueva estrategia defensiva de la UE debería concretarse no más allá de marzo de 2022, cuando debería presentarse lo que se denomina como «ambiciosa brújula estratégica». El Alto Representante de Exteriores, Josep Borrell, es el que tiene encomendado el grueso del trabajo en este proyecto, con participación de otros comisarios, en el que se dará un papel destacado a la apuesta por la integración industrial (civil, militar y aeroespacial) y la innovación tecnológica.

El nuevo escenario internacional que se abre con el aparente ‘borrón y cuenta nueva’ de Biden en política exterior llevaba este viernes a Borrell a lanzar un mensaje de optimismo sobre el acuerdo nuclear iraní. «Tenemos que usar esta oportunidad y enfocarnos en soluciones para conseguir encauzar el acuerdo y que todas las partes cumplan sus compromisos. Es una ocasión que no podemos perder», reforzó.

Apuesta por una relación renovada con los vecinos del sur

Una importancia estratégica clave en materia económica, pero también social, muy ligada a los flujos migratorios. Los jefes de Estado y Gobierno decidieron dar este viernes un impulso renovado a su relación con los vecinos del sur «para hacer frente a los desafíos comunes, empezando por la pandemia», destacaba la presidenta de la Comisión Europea. Ursula von der Leyen concretó que esa «asociación renovada» incluye un Plan Económico y de Inversiones para la Vecindad Meridional que «tiene como objetivo apoyar la recuperación socioeconómica a largo plazo y acompañar el desarrollo sostenible y digital en la región». De acuerdo con este plan, Bruselas propone movilizar una inversión de hasta 7.000 millones de euros.

https://www.elcomercio.es/internacional/union-europea/ue-gastara-defensa-apuntalar-autonomia-20210226192342-ntrc.html

https://www.hoy.es/internacional/union-europea/ue-gastara-defensa-apuntalar-autonomia-20210226192342-ntrc.html