Etiqueta: La Razón

Guerra en Ucrania

Las pérdidas del Ejército ruso según Ucrania #T13TeExplica – YouTube

Segundo café. En Ucrania defensa popular total

Paco Linares entrevista al Coronel de Estado Mayor, D. Rafael Vidal, para hablar sobre la situación en Ucrania. 6 de marzo de 2022

https://esradio.libertaddigital.com/fonoteca/2022-03-06/segundo-cafe-en-ucrania-defensa-popular-total-6873134.html#embed

https://elpais.com/internacional/2022-03-05/guerra-rusia-ucrania-ultima-hora-de-la-invasion-en-directo.html 5 de marzo de 2022

Guerra Rusia-Ucrania: el ataque ruso a la planta nuclear en Ucrania reactivó el miedo a una catástrofe – LA NACION 4 de marzo de 2022.

Diario Sur: 06.03.2022. Guerra en Ucrania

Por Joaquín Ramírez. KYIV.— Uno de los mensajes enviados a Europa por Ucrania de forma insistente es que cambiemos la forma de llamar a la capital de ese país. En vez de referirnos a “Kiev” como tal, o “Kíev” –que es como se denomina en ruso-, nos invitan a pronunciarlo en ucraniano, “Kíyiv” –en voz española-, eso sí, escrito como el encabezado, “Kyiv”, sin duda en fonética inglesa… La invasión no tiene fin. El anuncio de un alto el fuego para establecer corredores humanitarios no mueve a la esperanza, sino el anuncio de la continuidad de los planes de Putin. Vladimir Putin es un personaje cuyo nombre entra ahora en la historia de forma mucho más fuerte y altisonante de lo que todo parecía indicar y no precisamente como un héroe. Más allá de repasar su biografía, hoy repetida por doquier, este ex Coronel del KGB heredó la difícil tarea de integrar a Rusia en el acercamiento a Occidente. Tras el presunto entreguismo de Boris Yeltsin y su nada brillante trayectoria, Putin, más orgulloso y quizá con un concepto de la dignidad más acusado y mucho más susceptible, aparte de su reconocida nostalgia de la Unión Soviética, ha ido encontrando obstáculos e inconvenientes que no querido soportar. Hay, y no puede ocultarse, una versión de los antecedentes y los hechos que tiende a confundirse pegajosamente con las exageraciones de la propaganda política bélica que estos días emana del Kremlin. No se trata de profundizar en estas razones, pues los acontecimientos nos superan con creces, nada justifica -ni puede hacerlo- esta escalada de violencia, fuego y destrucción. Volodimir Zalenski es el otro personaje que irrumpe con fuerza, éste sí, hasta ahora desconocido. Tenido hasta aquí por un político prorruso, se ha encontrado al frente de un país que quiere resistir frente al destino que ya años se le viene  mostrando. Fue entre 2013 y 2014 cuando las revueltas en el Donbass –al sur- en favor de la rusofonía y mucho más coincidieron con un estallido violento de los nacionalistas ucranianos en la capital –Kíyiv o Kiev-, “el Euromaidán”. En esas zonas del sureste del país, Donetsk y Lugansk, llegó a establecerse un frente de combate, si cabe, agravado tras el arrebato de Crimea. Esta tensión, a pesar de los acuerdos de Minks, I y II, de septiembre de 2014 y febrero de 2015, se ha mantenido con altibajos y gran crudeza, una auténtica e incesante guerra civil con innumerables víctimas. Rusia y Ucrania, países vecinos y hermanos, pero soberanos y distintos, han alimentado los enfrentamientos, cada uno por sus propias razones. Estos días el ejército ruso, con unos 200.000 soldados, ha invadido Ucrania y aumenta su progresión pueblo a pueblo. Un millón de refugiados ucranianos se contabiliza ya y su número seguirá creciendo. Nada indica que este estado de cosas tenga un fin cercano. Por encima de causas y errores, hacer la guerra a todo un país llenándolo de víctimas propias y ajenas no puede admitirse nunca. La guerra, la invasión, parará, pero sus consecuencias de toda clase y aún desconocidas –las pérdidas humanas son irreparables- no serán olvidadas nunca. 

Tecnológicamente, en armamento, EE.UU. supera a China y Rusia juntas. A los EE.UU. le preocupa la sangre de los soldados y las víctimas civiles y a las segundas no les importa nada, porque la dictadura impera en ellos
Bajo el síndrome del Kremlin
Editorial de Vocento de 6 de marzo de 2022

Por qué Vladimir Putin ya ha perdido esta guerra. Un artículo de Harari para The Guardian:

Yuval Noah Harari, historiador y ensayista, autor de obras como Sapiens, Homo Deus: Breve historia del mañana, y Lecciones para el siglo XXI, acaba de publicar un clarividente artículo en el diario The Guardian en el que sostiene que Putin ha perdido ya esta guerra atroz y sin sentido alguno. No solo eso: Putin se dirige hacia una derrota histórica.

Dice Harari:

«A menos de una semana de iniciada la guerra, parece cada vez más probable que Vladimir Putin se dirija hacia una derrota histórica. Puede que gane todas las batallas pero que pierda la guerra. El sueño de Putin de reconstruir el imperio ruso siempre se ha basado en la mentira de que Ucrania no es una nación real, que los ucranianos no son un pueblo real y que los habitantes de Kyiv, Kharkiv y Lviv anhelan el dominio de Moscú. Eso es una completa mentira: Ucrania es una nación con más de mil años de historia, y Kiev ya era una gran metrópolis cuando Moscú ni siquiera era un pueblo. Pero el déspota ruso ha dicho su mentira tantas veces que aparentemente se la cree él mismo».

Escribe Hariri que Putin ha partido de hecho objetivos que le han conducido al error histórico de la invasión:

(Putin) «Sabía que la OTAN no enviaría tropas para ayudar a Ucrania. Sabía que la dependencia europea del petróleo y el gas rusos haría que países como Alemania dudaran en imponer duras sanciones. Sobre la base de estos hechos conocidos, su plan era golpear a Ucrania con fuerza y rapidez, decapitar a su gobierno, establecer un régimen títere en Kiev y aguantar las sanciones occidentales.»

Sin embargo, Putin no ha sido capaz de evaluar la totalidad del panorama geopolítico y geoestratégico:

«Pero había una gran incógnita en este plan. Como aprendieron los estadounidenses en Irak y los soviéticos en Afganistán, es mucho más fácil conquistar un país que mantenerlo. Putin sabía que tenía el poder de conquistar Ucrania. Pero, ¿aceptaría el pueblo ucraniano el régimen títere de Moscú? Putin apostó a que lo harían. Después de todo, como explicó repetidamente a cualquiera que estuviera dispuesto a escuchar, Ucrania no es una nación real, y los ucranianos no son un pueblo real. En 2014, los habitantes de Crimea apenas se resistieron a los invasores rusos. ¿Por qué debería ser diferente el año 2022?

Cada día que pasa queda más claro que la apuesta de Putin está fracasandoEl pueblo ucraniano está resistiendocon todo su corazón, ganando la admiración del mundo entero – y ganando la guerra. Se avecinan muchos días oscuros. Los rusos aún pueden conquistar toda Ucrania. Pero para ganar la guerra, los rusos tendrían que mantener a Ucrania, y sólo podrán hacerlo si el pueblo ucraniano se lo permite. Esto parece cada vez más improbable.»

Hace Harari especial énfasis en la reacción de un pueblo que se siente invadido, como lo estuvo el pueblo español durante la guerra de la independencia, por una potencia extranjera:

«Cada tanque ruso destruido y cada soldado ruso muerto aumenta el valor de los ucranianos para resistir. Y cada ucraniano muerto aumenta el odio de los ucranianos hacia los invasores. El odio es la más fea de las emociones. Pero para las naciones oprimidas, el odio es un tesoro oculto. Enterrado en lo más profundo del corazón, puede mantener la resistencia durante generaciones. Para restablecer el imperio ruso, Putin necesita una victoria relativamente incruenta que conduzca a una ocupación relativamente sin odio. Al derramar más y más sangre ucraniana, Putin se está asegurando de que su sueño nunca se haga realidad. No será el nombre de Mijaíl Gorbachov el que se escriba en el certificado de defunción del imperio ruso: será el de Putin. Gorbachov hizo que rusos y ucranianos se sintieran como hermanos; Putin los ha convertido en enemigos, y se ha asegurado de que la nación ucraniana se defina en adelante en oposición a Rusia.» Tremendo, imperdonable error que infringirá un daño irreparable a la nación de Rusia.

Continúa Hariri: «Las naciones se construyen, en última instancia, a base de historias. Cada día que pasa añade más historias que los ucranianos contarán no sólo en los oscuros días que se avecinan, sino en las décadas y generaciones venideras. El presidente que se negó a huir de la capital, diciéndole a Estados Unidos que necesita munición, no un viaje; los soldados de la Isla de la Serpiente que mandaron a un buque de guerra ruso a «irse a la mierda»; los civiles que intentaron detener los tanques rusos sentándose en su camino. Este es el material con el que se construyen las naciones. A la larga, estas historias cuentan más que los tanques.»

«El déspota ruso debería saberlo tan bien como cualquiera. De niño, creció con una dieta de historias sobre las atrocidades alemanas y la valentía rusa en el sitio de Leningrado. Ahora produce historias similares, pero poniéndose en el papel de Hitler.

Las historias de la valentía ucraniana no sólo dan determinación a los ucranianos, sino a todo el mundo. Dan valor a los gobiernos de las naciones europeas, a la administración estadounidense e incluso a los ciudadanos oprimidos de Rusia. Si los ucranianos se atreven a detener un tanque con sus propias manos, el gobierno alemán puede atreverse a suministrarles algunos misiles antitanque, el gobierno estadounidense puede atreverse a cortarle el paso a Rusia y los ciudadanos rusos pueden atreverse a demostrar su oposición a esta guerra sin sentido.»

Y concluye: «La guerra en Ucrania marcará el futuro del mundo entero. Si se permite que la tiranía y la agresión ganen, todos sufriremos las consecuencias. No tiene sentido quedarse como simples observadores. Es hora de levantarse y ser tenidos en cuenta… Los últimos días han demostrado al mundo entero que Ucrania es una nación muy real, que los ucranianos son un pueblo muy real y que definitivamente no quieren vivir bajo un nuevo imperio ruso. La principal cuestión que queda abierta es cuánto tiempo tardará este mensaje en penetrar en los gruesos muros del Kremlin».

Un artículo clarividente cuyo contenido merece la pena ofrecer a los lectores españoles.

Rebelión en la Granja. 1 de marzo de 2022

El Kremlin se rebela contra Putin: su asesor considera “vergonzosa” la invasión a Ucrania

Andrey Kortunov rompió filas para pedir el alto al fuego de la guerra, y piensa que el líder ruso ha transformado a Rusia “en un paria en el escenario internacional”

https://www.larazon.es/internacional/europa/20220302/cwywn4v4nbac7o4yrum2ieiu6e.html

El Constitucional tumba el decreto de integración de clases pasivas en la Seguridad Social

Se ha aprobado esta sentencia en el mismo pleno en el que se ha anulado otro polémico decreto-ley del Gobierno, el que permitió la entrada de Pablo Iglesias, entonces vicepresidente segundo, en la comisión delegada del CNI.

https://www.expansion.com/juridico/sentencias/2021/05/13/609d68f2468aeb66728b458d.html

Nuevo varapalo al ministro de la Seguridad Social, José Luis Escrivá. El fin de la autonomía de las clases pasivas, que traspasó por decreto el Gobierno al ministerio de Escrivá en abril de 2020, queda en suspenso. El Tribunal Constitucional (TC) ha anulado varias disposiciones del real decreto-ley de medidas urgentes complementarias para apoyar la economía y el empleo aprobado el año pasado por el Gobierno con las que culminaba la integración de las clases pasivas del Estado en la Seguridad Social, según Efe. Hace ahora algo más de un año, con nocturnidad, sin debate de ningún tipo y por real decreto en una disposición adicional, el Gobierno fulminaba la autonomía en la gestión de las pensiones correspondientes a miles de funcionarios pertenecientes al régimen de clases pasivas: técnicos de Administración Civil, magistrados, jueces, fiscales, funcionarios de las Cortes Generales, ex presidentes, ex vicepresidentes, ex ministros y otros altos cargos, militares de carrera, registradores de la propiedad, profesores universitarios y funcionarios transferidos en su día a las comunidades autónomas, entre otros. Sus pensiones de jubilación, de viudedad, de orfandad y en favor de los padres pasaban a estar bajo control de Escrivá, ministro de Igualdad, Seguridad Social y Migraciones, quien ya anunció en su momento su integración en la Seguridad Social para unificar todas las prestaciones.

La supresión de la autonomía de las clases pasivas mediante “decretazo” motivó las quejas de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) al no mediar debate previo con los funcionarios y el recurso del PP.

https://www.larazon.es/economia/20210513/wmxbdxabljavzgr2uoczxszgri.html