Etiqueta: Martínez Isidoro

ESTRATEGIAS NUCLEARES EN LA OTAN, por el general Martínez Isidoro (1º Ciclo AEME 2022)

El General de división (Ret.) D. Ricardo Martínez Isidoro en una entrevista en televisión

La Disuasión Nuclear está concebida, no tanto por acuerdo sino por reflexión mutua, para que no se produzca un conflicto de este tipo que aniquilaría a los contendientes e incluso la vida misma en el Planeta.

   A partir de este axioma básico las potencias con capacidad nuclear se han centrado en esbozar e implementar teorías de empleo para desbordar este supuesto, con la finalidad de concebir estrategias que disuadan espacios geopolíticos concretos, como por ejemplo Europa, o limiten alguno de los efectos devastadores de la fisión no controlada del átomo, este sería el caso de la bomba de neutrones, célebre en los ochenta y noventa del siglo pasado.

   También se han superpuesto, sin combinarse en el origen de la decisión, diversas estrategias de empleo de las armas nucleares que “aliadas” suponen al candidato agresor la realización de una reflexión más complicada; este sería el caso de las estrategias nucleares de la OTAN que se “combinan”, en Europa, con la francesa, británica, y naturalmente con la de la Federación Rusa, aunque esta es del candidato opuesto.

   Desde el principio de su existencia, la OTAN ha desarrollado sucesivas estrategias nucleares reactivas que han tenido como referencia su enemigo tradicional, antes la URSS y ahora la Federación Rusa, siendo el escenario fundamental Europa.

   En la Guerra Fría, o la Guerra de Europa, como la llaman analistas de prestigio (Robert Kaplan, Universidad de Harvard), la tutela nuclear la ha llevado a cabo Estados Unidos y la ha ejercido de una manera firme, muy rígida, sobre Gran Bretaña, y prácticamente inexistente sobre Francia, potencias ambas nucleares con posibilidades de influir en el razonamiento disuasivo en Europa.

La primera estrategia común a los Dos Bloques,” la Destrucción Mutua Asegurada” siguió a una superioridad nuclear americana, consecuencia de la detención única del arma nuclear por EEUU, que duró relativamente poco. La posibilidad de aniquilación mutua paró los impulsos del Este, pero su superioridad convencional, bacteriológica y química, demostrada con grandes alardes de fuerza, en la Guerra Fría, puso de manifiesto la posibilidad de desbordar la disuasión mutua, mediante acciones clásicas de gran envergadura.

La Alianza Atlántica tuvo que reaccionar, en esa fase, a la renovación de los riesgos y amenazas que le planteaba el Este adecuando su estrategia, ahora de la Respuesta Flexible, mediante la cual se disuadía a la Unión Soviética por una gradual posibilidad de empleo de la Triada, es decir, las armas convencionales, las nucleares tácticas y las nucleares estratégicas; en esta estrategia occidental no estaba prevista la utilización inicial del armamento nuclear (No First Use), aspecto que sucedía al contrario en el bando oriental, que esgrimía su teoría nuclear militar indicando “que se reservaba el primer uso de aquellas”, aspecto que continua en la actualidad.

   Dada la escasa profundidad del Teatro Europeo, por la ocupación del Pacto de Varsovia de los países satélites, la OTAN disponía de un reducido espacio para detener un posible ataque del Este, y por tanto muy poco tiempo para la reflexión nuclear de empleo dentro de la Respuesta Graduada.

   Por ello, la OTAN dio un paso más, creando una estrategia complementaria, convencional y anti fuerzas, basada en la localización y la consiguiente destrucción, empleando unos medios y un armamento muy modernos, de gran precisión y efectividad, que se implicarían contra los segundos escalones de las fuerzas del Pacto de Varsovia, esta opción se llamó FOFA (FOLLOW-ON FORCES ATTACK).

    Es necesario apuntar que las nuevas tecnologías, que han facilitado el aumento de la velocidad de los vectores portantes de las armas nucleares, al parecer disponibles por la Federación Rusa (Misiles hipersónicos), harían también disminuir considerablemente los tiempos de recorrido de los mismos, y con ello la posibilidad de detección, e incluso de reflexión del agredido sobre las dimensiones del ataque del agresor, su identificación y la reacción alternativa. Lo que en tiempo de la Guerra Fría era escasez de espacio en la actualidad se tornaría en escasez de tiempo.

    El enfrentamiento disuasivo OTAN-PACTO DE VARSOVIA (PAV), en la Guerra Fría, produjo la escalada de este tipo de armas con la Ex Unión Soviética, y con ella la acumulación de cabezas nucleares y vectores, incluyendo los bombarderos estratégicos, objeto de los sucesivos tratados ABM, SALT I y II, START y NEW START, que culminando su validez al borde de la Epidemia del COVID 19, fue prorrogado con cierta rapidez sin que se produjeran efectos de reducción, objeto fundamental de estos tratados.

   La estrategia de la Respuesta Flexible, descontada la componente nuclear estratégica que aseguraba fundamentalmente el aliado norteamericano desde su territorio, se desarrollaba  sobre el teatro europeo, donde la superioridad convencional del PAV era notoria; la aparición de los misiles nucleares soviéticos SS-20, sobre todo, móviles, muy precisos y capaces de batir todos los objetivos de los países europeos de la OTAN y los norteamericanos estacionados en el Continente, desequilibraron la relación de fuerzas, dando lugar a la posibilidad desestabilizar el vínculo transatlántico, promoviendo que Estados Unidos pudiera “desentenderse” de Europa. Estas acciones produjeron la Crisis de los Euromisiles en los años ochenta y la necesidad de desplegar los de alcance intermedio por Estados Unidos, en especial los Pershing II y los Misiles Crucero.

   En el teatro europeo propiamente dicho, siempre objetivo de la estrategia militar soviética en su día, existían, y existen, dos aliados con capacidad nuclear, Gran Bretaña y Francia. Los británicos, con una componente estratégica submarina (SLBM), basada en los famosos Polaris, que fueron reemplazados por los Trident, siempre estuvieron” bajo doble llave”, precisando para su disparo un ulterior “permiso” del aliado norteamericano.

   Sin embargo los franceses, en su día con tres componentes, hoy solo permanecen, la aérea y la submarina (los S-3 de la Meseta de Albión, en la Provenza fueron suprimidos), mantuvieron y mantienen la autonomía de su empleo, de carácter estratégico, pues el alcance de sus SLBM y componente aérea sobre aviones Rafale así se lo permiten.

   Cabe decir que tanto la capacidad nuclear británica como la gala son consideradas, y así lo manifestaron los soviéticos en su día, como armas nucleares con acción sobre su territorio y por lo tanto, bajo el principio de “seguridad igual”, deberían ser contabilizadas en cualquier proceso de desarme; el caso del despliegue de los SS-20 constituyó, para los rusos, una de las razones que lo justificaban.

   Ni que decir tiene que este principio, dado el número exagerado de cabezas y vectores de los “Dos Grandes”, incluyendo bombarderos estratégicos, no fue aceptado por Francia que siempre fue intransigente en el concepto de la autonomía de su” Force de Frappe”; incluso existió un profundo debate en torno a la necesidad de que las armas nucleares de la OTAN que operaran en Europa se pusieran a disposición de los países europeos en los que se desplegaran, en lo que respecta a la decisión de su empleo, convergiendo los deseos de una Defensa Europea con la gravedad del momento de la crisis de los Euromisiles.(Michel Manel, L’Europe Face aux SS-20.Stratégies. 1982).

   Es necesario reconocer que a Estados Unidos le interesaba la ambigüedad de las opciones de respuesta citadas, pues ello perturbaba el cálculo soviético; hasta tal punto que existen teorías de un posible “impulso norteamericano” al desarrollo nuclear francés.

   Pasados los años, y más desarrollada la opción de “una Defensa Europea”, se ha visto como Francia podría ofrecer sus dispositivos nucleares (aviones y submarinos) para que fuera la columna central de una disuasión autóctona puramente europea, aunque es necesario admitir que ese “préstamo” no lo sería en términos de decisión ya que la doctrina gala es muy estricta al respecto; “una sola mano para el botón nuclear”.

   En cualquier caso, todas estas cuestiones sirvieron a la Federación Rusa para, en su momento, enrarecer las negociaciones START y las de un hipotético nuevo tratado INF, ahora en suspenso, dado que lo que es evidente es que los dispositivos europeos son estratégicos, por los orígenes de los posibles lanzamientos, y que los destinos son evidentemente objetivos situados en la “Gran Rusia”.

   El tercer elemento de la Triada nuclear, las armas nucleares tácticas, no se puede desvincular de lo analizado hasta ahora, pues forma parte de la estrategia de respuesta flexible; están desplegadas, y de algún modo vinculan a los países que las detentan, y lo hacen por su situación con respecto a la Federación Rusa y por la voluntad de recibirlas en su suelo, aspectos que la política, y el fomento del pacifismo y la presión, podrían hacer variar las decisiones iniciales tomadas (Nuclear Sharing) por los europeos.

   Recientemente se ha cuestionado en Alemania su actitud en torno a abandonar la decisión de que su territorio albergue armas nucleares tácticas de la OTAN, esencialmente la posibilidad de que aviones germanos asignados a la Organización Atlántica, los denominados DCA (Dual Capable Aircraft), puedan ser suprimidos; la reciente decisión del Gobierno alemán de renovar sus aviones de combate con la disponibilidad de dicha doble capacidad, en el marco de la Guerra Ruso-Ucraniana, aleja por el momento esas sensaciones.  

   Los analistas de los países afectados, principalmente, Francia, Holanda, Italia, Bélgica, Polonia y los Bálticos, no tardaron en reaccionar, emitiendo juicios claros sobre el significado de dicha posible renuncia:

   Se debilitaría el flanco norte de la Alianza; se renunciaría a una opción importante sin contrapartidas de la Federación Rusa; se fomentaría que Polonia pudiera relevar a Alemania en ese cometido, aspecto que provocaría a los rusos (Tratado NATO-Rusia de 1997); se favorecerían los movimientos antinucleares; se perjudicaría la posición de Francia en el Grupo de Planeamiento Nuclear de la OTAN; no se sería coherente con la doctrina militar rusa, que propugna un ataque nuclear, incluso ante una agresión convencional; se produciría un fomento de la proliferación, al buscar cada Estado su solución nuclear; se podría fomentar la defección de otros Aliados, como Italia;  etc.

   La Federación Rusa ha modernizado su arsenal nuclear, en todos los órdenes (ICBM RS-28, Misil Hipersónico Avanguard), y ha desplegado misiles nucleares con capacidad de alcanzar territorio europeo (Iskander, en Kaliningrado y, al parecer, en Crimea y San Petersburgo, además del Pacífico), también lo ha hecho con misiles crucero de alcance próximo a los contemplados en el tratado INF, aspecto considerado por la OTAN como la clave de la renuncia de EEUU a la continuidad del Tratado.

   La irrupción de China en el “gran juego nuclear”, con capacidades intercontinentales que pueden afectar a la OTAN en términos de disuasión, y la posesión por este país de dispositivos incluibles en un futuro e hipotético tratado INF, complican no solo el futuro del NEW START, sino cualquier solución global de desarme, al estar este pujante país en pleno desarrollo de sus posibilidades armamentísticas, en apoyo de sus pretensiones económicas y sociales.

   Es evidente que el objetivo, y el escenario de la Federación Rusa, es Europa, y que las estrategias de respuesta se juegan sobre nuestro Continente, muy afectado por la reciente renuncia a continuar con el Tratado INF; la reciente prolongación de la vigencia del Tratado START, sin apenas discusiones, la renuncia rusa al de Cielos Abiertos, y de Estados Unidos al ABM, junto con la banalización del FACE, completan un escenario de ausencia de medidas de confianza y de inseguridad en Europa.

    La invasión rusa de Ucrania, y en general, la presión sobre la libertad de pertenecer a la OTAN de los países de su “extranjero próximo”, completan este panorama con la amenaza, de la Federación Rusa, de una hipotética reacción nuclear ante una posible intervención occidental directa en el conflicto; se puede admitir que la OTAN y la Federación Rusa están ya en una guerra disuasiva.

                                                       General de División (R) Ricardo Martínez Isidoro

                                                                                       Miembro de AEME

RETOS A LA SEGURIDAD EN EL MEDITERRANEO.

Por Ricardo Martínez Isidoro, General de División (R), de la AEME (Asociación Española de Militares Escritores)

En el Mediterráneo coinciden, desde el fin de la Guerra Fría, múltiples factores que hacen de esta región del Mundo un crisol de retos permanentes a la Seguridad.

Su pertenencia a tres mundos diferentes, en una zona donde se intersectan conflictos regionales seculares, donde se produce la resonancia de los últimos vestigios de la bipolaridad mundial, ahora renovados por el deseo de recuperación de la Gran Rusia, donde se manifiesta la realidad de la diferencia de potencial entre el Norte y el Sur, coinciden también los vestigios del enfrentamiento entre las tres religiones de Abraham, ahora potenciado por el acceso de actividades violentas, ya sean conflictos abiertos o terrorismo transnacional; además los enfrentamientos bilaterales, que debilitan a la OTAN, los retos que suponen la extensión de las aguas territoriales, en búsqueda del ansiado dominio de las materias primas fundamentales ,etc, a los que España no es ajena por su vinculación estratégica a una de las llaves del Mediterráneo, Gibraltar, y por su vocación africana.

En cualquier caso, el escenario mediterráneo no es lineal, no se puede atribuir, y mucho menos exigir, jerarquía alguna a ninguna instancia concreta, así como tampoco los
conflictos quedan atenuados en la inmensidad de otros océanos, como sucede en el Atlántico e Indopacífico; sin embargo los acontecimientos que allí se producen tienen una repercusión mundial, casi instantánea, y no solo por el efecto de la globalización, sino porque son asuntos próximos y vitales para los países ribereños.

Tampoco existe un fin común entre aquellos que pueblan la cuenca, como no sea el deseo de paz y progreso, y en varios casos el de supervivencia de ciertos regímenes, que marcan una cierta autarquía, en general, hacia la ausencia de un principio unificador.

Las corrientes N-S, y viceversa, son prácticamente bilaterales y es precisamente en ese ámbito, y en el S-S, donde se producen la mayoría de las conflictividades. El enfrentamiento político Rusia-OTAN es patente y puede materializarse de forma inopinada, merced a las políticas de vigilancia mutua con medios militares cercanos, aunque ya sea un hecho el conflicto en el ciberespacio, que ha fomentado la organización de estructuras ad hoc de defensa y ataque.

No existen instituciones regionales que representen a todos los países, solo parcialmente, practicamente persisten iniciativas tipo conferencia que a su vez subsisten lánguidamente, con la excepción, limitada quizás, de la OSCE, ya organización, ante un mundo, en el Sur, menos organizado, que en este siglo alcanzará los mil millones de habitantes.

Existen por tanto tres mundos diferentes, con características distintas de geografía, religión y concepciones políticas, que dan lugar a retos a la seguridad de carácter demográfico, político, estratégico, militar y cultural, y que hacen de esta cuenca un cruce de caminos de conflictividad latente.

El reto demográfico, tan analizado y poco solucionado en los últimos 40 años, ha explosionado a las puertas de la ribera norte, sin que se atisbe una solución futura admisible; el envejecimiento de Europa y el diferencial económico, y juventud, del Sur, deberían complementarse, pero se asiste a una ausencia de soluciones comunes, siendo esto un fracaso en la evolución del espíritu europeo.

Un reto económico, magnificado por las implicaciones de la actual pandemia, y sus secuelas, por el subdesarrollo y la mala repartición de las riquezas del Sur, en donde no terminan de ser suficientes los mercados inter árabes para la absorción de su impulso vital; la inestabilidad de ciertos regímenes, incluso después de las “primaveras árabes”, de graves implicaciones para Libia y Siria, es también patente, impidiendo que la política deje paso a la economía.

La “nueva hostilidad OTAN RUSIA”, con la pérdida del poder catalizador de la propia UE al respecto, es un desafío permanente a iniciativas más pacificadoras que debían haber ganado terreno en dirección a la democracia plena de la Federación Rusa, sin los temores del Este a lo que esto pueda significar.

La irrupción del poder militar, y diplomático, de Rusia en el conflicto ancestral entre Irán y Arabia Saudita, eminentemente religioso, ha sin duda tenido algún éxito en términos concretos, pero ha supuesto la polarización de Oriente Medio en términos prácticamente de Guerra Fría, con las implicaciones que supone para el Mediterráneo, cuyo acceso desde el Mar Negro se ha convertido, de nuevo, en una zona de litigio, ya de por sí complicada por la anexión unilateral de Crimea y los acontecimientos de Donbass. Se puede admitir que Rusia se ha instalado cómodamente en Siria, si no lo estaba ya, demostrando una eficacia militar desconocida, fruto de las reformas castrenses de Putin.

La aproximación de Irán a la Media Luna Fértil, a las puertas de Israel, por Líbano y Siria, y los apoyos tradicionales a Hesbollah, Gaza y Cisjordania, junto con su potencialidad nuclear, no pueden más que terminar de perfilar un reto de tipo militar más que evidente; es positivo, y significativo, que el alivio que se produce con el reconocimiento de algún país del Golfo Pérsico al Estado de Israel precisará de nuevos esfuerzos en países más reticentes.

Los “chispazos” habituales entre Grecia y Turquía, por cuestiones territoriales relacionadas con materias primas, esta vez, no por ser un fijo producen menos desasosiego a los ribereños, y al Secretario General de la OTAN, que tendrá que utilizar sus buenos oficios; la deriva islámica de Turquía y sus operaciones en Libia y norte de Siria preocuparán probablemente más.

El terrorismo cuyo origen está en el yihadismo radical ha venido a reemplazar a los terrorismos de origen ideológico y étnico en el Mediterráneo, provocando conflictividad extrema en las aglomeraciones de población de la ribera norte de la cuenca, una vez liberadas las zonas territoriales del Estado Islámico en Irak y Siria.

El reto que significa un frente común contra este tipo de terrorismo, precursor en los años ochenta, supone una imbricación extrema entre las dos riberas mediterráneas, para combatirlo, pero también para acordar medidas de todo tipo al respecto, en una Unión Europea cada vez más disimétrica en lo político y en lo judicial.

Un reto estratégico sin duda, pues sus tres puntos de entrada y salida, Gibraltar, los Dardanelos y Suez, siempre han sido objeto de litigio y controversia, cuando no de alguna guerra; en el caso de Gibraltar, siempre reivindicado por España, para que entre otras cuestiones se cumpla la resolución de la ONU sobre descolonización de la Roca, y considerando el entorno, es perceptible que se están dando pasos, desde el Sur, para un aumento de la tensión, S-N y S-S, modificando condiciones previas de disuasión, pretendiendo extender las aguas marroquíes hacia las Islas Canarias, y las argelinas hacia la Baleares, a parte de una presión de la migración en condiciones inaceptables. Como acompañamiento, se produce una política exterior de hechos consumados, por parte de EEUU y Gran Bretaña, en dirección al reconocimiento de la soberanía del antiguo Sahara Español por parte de Marruecos, aspecto que no solamente puede ser ilegal, en el ámbito del derecho internacional, sino que creará tensiones con Argelia, aliado comercial de España de primer orden.

Finalmente, un reto cultural, de concepción de vida, del Sur, donde avanza el integrismo, frente al modernismo de la ribera norte, que no ha conseguido, a pesar del “big data, los ordenadores cuánticos, el internet de las cosas, la inteligencia artificial, etc, resolver el problema humano del Sur, que se expresa con toda su intensidad.