Clausewitz, en su obra ‘De la guerra’, al tratar la naturaleza de la misma, afirmaba que esta es un acto de fuerza para obligar al adversario al cumplimiento de nuestra voluntad. La fuerza, es decir, la fuerza física -continuaba el actor prusiano- es el medio, someter al enemigo a nuestra voluntad es el fin.

Sin embargo, si es en los inicios del siglo XIX la fuerza era prácticamente la potencia militar, hoy en día, en el espectro de la fuerza es preciso incluir no solo a los medios militares sino tam­bién a la tecnología, economía, la industria, la cibernética en particular, o la energía, entre otros elementos.

Y todo esto lo estamos viendo estos días en la guerra en Ucrania. Es verdad que Rusia está ganando batallas en el terreno militar, con muchas dificultades, algunas de ellas todavía cuestionadas, pero en otras dimensiones de la guerra como son la política, la diplomacia, la economía, los recursos financieros o la opinión pública la está perdiendo. Parece claro que empieza a percibirse un cambio sustancial en la naturaleza de la guerra.

Centrándonos en el campo militar. se parte de la base de que el teatro de operaciones en claro que empieza a percibirse un cambio sustancial en la naturaleza de la guerra, por lo que requiere una estrecha coordinación y control operativo entre los cuatro ejes de ataque del norte, nor­deste, este y sur, que mencionábamos en nuestro anterior análisis. Al analizar la dirección y progresión de las fuerzas rusas en territorio ucraniano se comprueba que hay una falta de credibilidad y solidez en su planteamiento en cuanto a velocidad y coordinación de los esfuerzos.

La estrategia de atacar y dominar ciudades está fallando. por un error de planificación en el combate urbano. especialmente en Kiev. con un avance muy lento descoordinado y orientando su atención en tomar los alrededores de la capital en lugar de centrarse en atacar directamente en centro y los órganos de gobierno del país ubicados en capital, En concreto. resulta cuanto menos cuestionable el avance ruso por el eje norte con gran número de medios acorazados y mecanizados y que llevan varios días moviéndose demasiado despacio, incluso parados sin acabar de rodear y tomar la ciudad de Kiev. Precisamente el objetivo principal de la ofensiva rusa.

Diario Sur de Málaga. 13 de marzo de 2022. Página 41.